Se podría argumentar que lo que es igual no es ventaja, pero en cuanto a la paralización de la competencia de la NBA se refiere, algunos equipos lo recibieron con los brazos abiertos, mientras otros se vieron afectados. 

Por ejemplo, en el momento en que la NBA decidió suspender la temporada a comienzos de marzo, los Sixers de Filadelfia se encontraban en uno de los peores puntos en los pasados tres años, incluyendo un patético sexto lugar en la Conferencia del Este después de aspiraciones campeoniles a comienzos de temporada. La razón principal era la lesión del estelar Ben Simmons, quien estaba fuera de acción con problemas en el sistema nervioso de la espalda baja. “Sentí un pellizco en la espalda durante el juego en Milwaukee”, dijo Simmons el 11 de marzo a la prensa después del partido. 

“Intenté continuar un poco y obviamente supe que era algo que me estaba molestando demasiado y me fui al camerino. El dolor se volvió más intenso de lo que esperaba”. 

El diagnóstico ponía a Simmons perdiendo meses de acción, regresando en el mejor de los casos durante la primera ronda de la postemporada, cuando tomaría un tiempo en lo que volvía a la condición física necesaria para competir en los playoffs, y más aún en una primera ronda donde no tendrían ventaja local. 

“Estoy completamente libre de dolor, posiblemente en una de las mejores condiciones físicas en las que he estado en mi carrera y listo para lo que venga”, escribió Ben esta misma semana en sus redes sociales junto a una espectacular foto en el gimnasio de los Sixers. 

Los Blazers podrán utilizar ahora a su centro Jusuf Nurkic, quien sufrió una seria lesión el año pasado. [suministrada]

De igual manera, el dominicano Al Horford llevaba meses batallando con problemas en las piernas que solo subsanan con descanso. “Dentro de todo, a mí el descanso me ha venido muy bien. Llevaba más de un año arrastrando unas dolencias que ahora están más controladas”, explicó a la prensa de Filadelfia. 

De igual manera, los Trail Blazers de Portland, actualmente la mayor amenaza para los Grizzlies de llevarlos al “mini-torneo”, reciben de vuelta al centro Jusuf Nurkic, quien sufrió una horripilante fractura en la tibia y y el peroné de su pierna izquierda la pasada temporada. Nurkic estaba disfrutando su mejor temporada como profesional con promedios de 16 puntos, 10 rebotes, tres asistencias, un tapón y un robo de balón. Portland también le da la bienvenida al joven Zach Collins, quien no se esperaba que regresara esta temporada tras una operación de hombro. Ambos le dan profundidad en la pintura a un equipo que ha carecido de estatura esta temporada. 

La otra cara de la moneda se da en New Orleans, que se encontraba por primera vez en todo el año con la escuadra completamente saludable y con el calendario restante más sencillo en toda la liga, incluyendo juegos contra los Warriors, Knicks y Cavaliers, quienes no viajarán a la burbuja de Orlando. Su mayor competencia para entrar a la postemporada, los Grizzlies, tenían el calendario restante más difícil en toda la liga, y dos jugadores del cuadro regular fuera de acción por lesiones. Ahora se encuentran completamente saludables y con menos juegos disponibles para ser alcanzados. 

Los Lakers también podrían tener quejas, ya que eran el equipo más caliente, ganando nueve de sus últimos 11 partidos, completamente saludables, y alcanzando a los Bucks en los standings para el mejor récord en toda la liga. 

La competencia se decide finalmente en la cancha, pero no cabe duda de que la crisis del coronavirus sí ayudó a algunos equipos que parecía entrarían cojeando a la postemporada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*