La hasta cierto punto sorpresiva nueva postura del gobierno de permitir que las ligas profesionales comiencen a jugar, incluso con un público limitado, a partir del 15 de julio, no afectará en nada la decisión tomada por la liga femenina de voleibol de cancelar su temporada.

“No sé qué pensarán el presidente de la Federación ni los demás apoderados, pero para mí eso es algo que llegó demasiado tarde y no hay nada que hacer”, dijo Francisco ‘Furiel’ Ramos, apoderado de las pentacampeonas Criollas de Caguas.

“Ya nosotros tuvimos una reunión y se tomó una decisión”, agregó. “No podemos dar un pasito pa’adelante y otro para atrás, porque se pierde credibilidad”.

En la reunión celebrada el sábado 20 de junio la liga votó 7-1 a favor de cancelar la temporada que estuvo detenida desde el 12 de marzo por las medidas de seguridad ocasionadas por la pandemia del coronavirus.

La franquicia de Toa Baja fue la única que votٕٕó a favor de jugar.

“La realidad es que el gobierno nos tuvo con una incertidumbre tremenda por demasiado tiempo”, dijo Furiel.

“Aparte de eso, hay muchos otros factores que provocaron esta decisión”.

Entre estos, la incertidumbre que aún persiste con la disponibilidad de las canchas.

Ahora, explicó, volver atrás sería imposible.

“Ya los equipos incluso han liquidado todo con las jugadoras y cerrado sus operaciones”, dijo. “Hay que pasar la página y empezar a pensar en la temporada del año que viene”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*