LaMarcus Aldridge, el veterano delantero fuerte y pívot de los Spurs de San Antonio, fue sometido a un procedimiento para repararle una lesión en el mango rotador de su hombro derecho y se perderá el resto de la temporada del 2019-2020.

Diversos medios especializados informaron este lunes que el procedimiento se efectuó el pasado 24 de abril, pero no fue hasta ahora que el equipo lo reveló en sus cuentas oficiales.

Aldridge había tenido que lidiar con la lesión durante la temporada e incluso regresó de una inactividad en la que se perdió seis partidos, en lo que fue descrito en ese momento por el equipo como una “distensión del hombro”.

De acuerdo con el retante escenario que enfrentan los Spurs para tratar de conseguir la octava posición y clasificar a la postemporada de cara a la reanudación de la campaña el 31 de julio, se considera la mejor opción manejar su lesión ahora y tener al canastero listo para la próxima temporada.

“Estoy decepcionado de no poder terminar la temporada con mis compañeros, pero entusiasmado de que estaré totalmente recuperado para la próxima temporada y las siguientes”, dijo Aldridge.

Visto bueno a las pruebas

La NBA y la Asociación de Jugadores llegaron a un acuerdo que permitirá reanudar las pruebas para detectar el uso de las drogas para mejorar el rendimiento cuando la acción regrese en Orlando este verano, según informó el periodista de The Athletic, Shams Charania.

Sin embargo, los jugadores no serán sometidos a pruebas sobre el uso de drogas antisociales, como la marihuana.

Los resultados positivos a drogas para mejorar el rendimiento conllevan sanciones disciplinarias más fuertes que las antisociales, como lo fueron los 25 juegos de suspensión que sufrieron temprano en la temporada los canasteros DeAndre Ayton, de los Suns, y John Collins, de los Hawks.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*