La Asociación de Jugadores de Grandes Ligas finalmente aceptó este martes reportarse a una segunda fase de los campos de entrenamientos para el primero de julio, con el fin de hacer posible una recortada temporada de 60 partidos, según informaron varios medios especializados.

Aunque ni el comisionado Rob Manfred ni los dueños de equipos habían confirmado las informaciones el martes en la noche, trascendió que se había logrado un acuerdo en torno a los detalles que quedaban por afinarse, referente a los protocolos salubristas y de seguridad.

Las Grandes Ligas optaron por hacer valer el derecho que se le otorgó en el acuerdo al que llegaron las partes el 26 de marzo, mediante el cual podrían imponer el calendario de su discreción si las partes no llegaban a un acuerdo en sus negociaciones, las que duraron alrededor de tres meses El lunes la Asociación rechazó la ultima oferta de las Grandes Ligas, por lo que, entre otras cosas, podría presentar una querella acusando a los dueños de equipos de negociar de mala fe.

De acuerdo con los términos que se pondrán en vigor, los jugadores recibirían la parte prorrateada completa de sus salarios: aproximadamente el 37% de sus salarios de temporada completa y alrededor de $1.5 mil millones en total, mientras que la postemporada se mantendría en 10 equipos. 

Contrario a lo tradicional, los entrenamientos se realizarán en las respectivas ciudades de los equipos, y no en Arizona y Florida, mientras que la temporada se espera que comience el 23 o 24 de julio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*