Janiel ‘Pototo’ Rivera, el experimentado peleador vegabajeño, afortunadamente quedó vivo para contarlo el aparatoso accidente automovilístico que sufrió el 14 de diciembre.

“Después estuve como una semana más recuperándome en casa, que es lo primero que recuerdo”, dijo. “Estuve varios días en coma en el hospital”.

Lo que recuerda principalmente es que esa noche había asistido en Vega Baja a la fiesta de cumpleaños de una antigua compañera de clases y que, pasadas las dos de la mañana, cuando conducía de regreso y trataba de subirse al expreso para tomar hacia Bayamón, donde reside, se quedó dormido.

“Yo acababa de pelear el 7 de diciembre en el Barclays Center de Brooklyn”, dijo, “así que todavía tenía encima la rutina de irme a dormir temprano que había tenido durante el entrenamiento”.

“A esa hora yo nunca estaba despierto”.

En el accidente lamentablemente murió el conductor del otro vehículo.

De acuerdo a Janiel, aunque tuvo que contratar a un abogado, aun no ha habido siquiera una vista relacionada con el suceso ni se ha determinado cómo verdaderamente fue el accidente, aunque el informe policiaco inicial difundido entonces dice que su vehículo invadió el carril contrario.

Pototo, quien labora en una compañía de construcción, espera regresar al ring en agosto. [suministrada]

“Yo sufrí unas lesiones en el pecho, en los cervicales, y por un tiempo tenía un dolor en la nuca”, dijo el peleador de 28 años de edad.

“El médico me dijo que posiblemente no iba a poder pelear otra vez”.

“Pero yo empecé a hacer ejercicios por mi cuenta después y sé que voy a pelear de nuevo”, agregó, “aparte de que leí sobre el caso de otro boxeador que había tenido un accidente parecido, pero más grave, y sí había vuelto a pelear”.

En esa pelea del 7 de diciembre, Janiel, quien en un momento estuvo ligado a la empresa Miguel Cotto Promotions y en 2014 cayó en México ante Adrián ‘Confesor’ Hernández al disputar el cetro minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), sufrió su tercer revés seguido al perder por decisión en ocho asaltos ante el invicto Duke Micah (24-0 y 19) para dejar su récord en 18-6-3 y 11.

“Estoy ahora con un promotor de Europa que vive en Las Vegas y espero volver a pelear para mediados de agosto”, dijo. “No puedo perder mucho tiempo, porque ya tengo 28 años y solo espero hacer unas cuatro o cinco peleas más antes de retirarme”.

Pero Janiel parece haber encontrado una profesión que él espera que sea a más largo plazo.

“Desde antes de que empezara la pandemia y el toque de queda”, dijo, “empecé a trabajar en el Dorado Beach Resort, pero en una división interna de terminaciones, que es la que se encarga de darle los toques finales de construcción a las mansiones que se construyen, cuando estas se venden”.

“Hay que saber usar una cinta métrica, de varillas y de albañilería, para terminar las esquinas, colocar los gabinetes y ese tipo de cosas”, dijo.

“Es algo de lo que yo sabía algo porque lo había hecho cuando vivía en Nueva York, pero estoy muy agradecido de que me hayan dado esta oportunidad”.

“Ahora mismo estoy terminando el periodo de prueba pero espero que me den la permanencia y quedarme 15 a 20 años aquí”, concluyó Janiel, quien vive junto a su esposa, las dos hijas de primer matrimonio de esta y Aniel, su hijo de un año, alias ‘El Grillo’.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*