José Rojas, apoderado de las subcampeonas Changas de Naranjito, lo afirma tajantemente.

“En mi opinión, para salvar la temporada hace falta un contrato con la televisión”.

Esa, al parecer, fue también la conclusión a la que se llegó el pasado sábado en la reunión de los apoderados e la Liga Femenina, tras lo cual el director del organismo, el Lcdo. José ‘Picky’ Servera, anunció que se habían iniciado negociaciones con una televisora para que esta transmitiera los juegos de la temporada si esta llegara a reanudarse, con la probabilidad de que los juegos se celebren sin público y todos en una misma cancha.

“Para mí esa es realmente la única opción”, dijo Rojas. “Por lo que estoy viendo, no creo que pueda pensarse en jugar con público”.

“Y lo de jugar en una sola cancha formó parte de la propuesta que se le hizo a la televisión” con tal de facilitar las transmisiones.

Servera dijo tras la reunión el sábado que lo que se contempla es que se celebren varios juegos el mismo día, yendo uno por televisión y los otros por internet, pero también producidos por la televisora.

WAPA Deportes había transmitido un juego semanal durante la temporada regular que se detuvo el 12 de marzo al declararse la emergencia nacional debido a la pandemia del coronavirus y se considera probable que sea al menos una de las televisoras con la que la liga está negociando.

Pero, claro, incluso confirmándose un acuerdo que la televisión que permita que los equipos al menos compensen en parte la perdida de ingresos debido a la ausencia de público, lo primordial quedaría todavía en veremos: “Que el gobierno permita jugar”, dijo Rojas. “Hasta el momento el gobierno no ha dicho nada acerca del deporte y estamos a ciegas”.

Naranjito espera contar con la acomodadora MacKenzi Welsh si la temporada se reanuda. [suministrada]

Todas las instalaciones deportivas del país se encuentran cerradas por la orden gubernamental de declarar un toque de queda y prohibir las aglomeraciones de público.

La Liga se dio a sí misma hasta el 27 de junio para decidir si finalmente reanuda su temporada.

Si para esa época surge el permiso gubernamental para que se juegue sin público, los equipos iniciarían entonces una etapa de varias semanas de entrenamiento, con la vista puesta en empezar a jugar a fines de julio o principios de agosto.

“Hasta el momento, todas nuestras jugadoras están disponibles”, dijo Rojas, “pero hay que ver lo que sucede en ese mes y medio”.

Un caso por atender es el de la estelar mexicana nativizada Andrea Rangel, la estrella del equipo.

A Rangel, según Rojas, se le vence su visa de trabajo a fines de mayo o principios de junio, pero era para cuando debió haber estado terminando la temporada.

“Lo que nos ha dicho la abogada que trabajó ya lo de la visa es que, por ser una extensión, el proceso debe ser mucho más rápido y sencillo ahora”, dijo el apoderado, “pero hay que ver si la cosa no ha cambiado debido a la situación que existe con la pandemia, así que vamos a empezar a hacer los trámites lo antes posible”.

La otra interrogante es con la acomodadora MacKenzi Welsh, quien está de regreso en Estados Unidos.

“Hasta ahora ella va a regresar, pero hay que ver qué sucede porque ella es estudiante y ya debe estar comenzando sus clases en agosto”, dijo Rojas.

Welsh completó su cuarto año en la Universidad de Michigan y su elegibilidad para la NCAA en el pasado semestre pero al parecer va a proseguir sus estudios este año.

Al momento de detenerse la temporada, las Changas tenían marca de 7-5 y ocupaban el segundo lugar con 24 puntos, uno menos que las campeonas Criollas de Caguas (9-2).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*