Según los últimos reportes, el regreso de la NBA es inminente, con el mes de junio como el de mayores probabilidades. 

Pero, de inmediato surgen algunas interrogantes:

Y si algunos jugadores no quieren regresar ¿Qué se hace?

¿Cómo se produciría ese regreso? 

Esos son otros 20 pesos.  

Ya se ha hablado de eliminar las conferencias y traer los mejores ocho de cada costa, olvidando el resto de la temporada regular, e ir directo a una postemporada en la que se competiría comenzando con una serie del 1 vs. el 16, y así sucesivamente. También se ha hablado de un “play in tournament”, buscando justicia para los equipos que estaban en plena batalla por la postemporada, donde algunos equipos de la élite ya tendrían sus puestos asegurados y el resto jugaría un corto torneo para ver quiénes entran en las últimas posiciones. 

De lo que no cabe duda es que cualquiera que sea la decisión final tiene que tener en consideración un importante detalle: todo equipo que lleves, tiene que competir por algo, o si no, no lo lleves.

Esa fue la postura que asumió recientemente la superestrella de los Blazers de Portland, Damian Lillard, en una entrevista con Yahoo Sports.

“Si volvemos y dicen ‘estamos agregando algunos juegos para terminar la temporada regular’, y nos están trayendo para juegos sin sentido y no tenemos una verdadera oportunidad de entrar en los playoffs, voy a estar con mi equipo porque soy parte del equipo, pero no voy a participar. Te estoy diciendo eso ahora. Y puedes poner eso ahí”, expresó el canastero.

“Si regresamos y no tengo la oportunidad de llegar a los playoffs, iré al trabajo, estaré en la práctica y estaré con mi equipo. Voy a hacer todo eso y luego voy a estar sentado en ese banco durante los juegos. Si regresan y dicen que es algo así como un torneo, estilo play-in, si estamos jugando para los playoffs, entonces creo que eso es perfecto”, concluyó el estelar armador, cuyos Trail Blazers se encuentran a tres juegos de los Grizzlies de Memphis para la octava posición en la Conferencia del Oeste.

Lillard no es el primer jugador en resaltar la preocupación de arriesgar la salud en vano para equipos con récords perdedores o sin esperanzas de postemporada. 

Larry Nance, Jr., de los Cleveland Cavaliers de Cleveland, quien sufre de la enfermedad de Crohn, ha sido sometido a unas terapias específicas que le han permitido jugar en la liga a pesar del padecimiento, pero han suprimido su sistema inmunológico, algo que lo pone en mayor riesgo de contraer el coronavirus.

“Espero que haya un entendimiento de la liga, si alguien no se siente cómodo regresando, que tenga la opción de pasar la oportunidad. Solo porque alguien luzca como la imagen perfecta de la salud, no significa que no haya personas con problemas que no se ven a simple vista”, dijo Nance en entrevista con ESPN

Los Cavs se encuentran últimos en la Conferencia del Este con 19 victorias y 46 derrotas, y una imposibilidad matemática de entrar a la postemporada. 

De todas las variables a considerar con el posible regreso de la liga, el factor principal debe ser que los jugadores estén seguros, y más importante aún, se sientan seguros, y arriesgar la salud, llevándolos a la famosa burbuja sin un valor competitivo, parece ser la más tonta de las vías.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*