La posibilidad de que pueda reanudarse la actividad hípica local en el Hipódromo Camarero parece que ahora dependerá de si las agencias hípicas tendrán funcionando o no las máquinas de videojuegos cuando el gobierno le dé el visto bueno a la industria para operar.

Esa, al parecer, es la posición de la gerencia del hipódromo, luego de que se celebrara el martes una reunión con los principales sectores involucrados.

Las máquinas de videojuegos, que en el caso de Camarero se conocen como Lucky Cash, son las responsables de que la industria local haya experimentado una estabilidad en los pasados años, beneficiando a casi todos los sectores, como dueños de caballos, jinetes y entrenadores. Sin embargo, su uso requiere de que el cliente se quede físicamente en la agencia, lo que podría no ser permitido por el momento debido a la epidemia del coronavirus.

The Gondol supo que el presidente de Camarero, Ervin Rodríguez, condicionó la reanudación de las carreras locales a que el gobierno permita también el uso de las máquinas en las agencias hípicas, lo que podría no ocurrir en un futuro cercano de acuerdo con las reglas de distanciamiento físico que tendrían que implementarse.

El hipódromo y los dueños de ejemplares han expresado públicamente —y se lo comunicaron directamente a los cuerpos asesores del gobierno— encontrarse en condiciones de regresar a la acción, y se vislumbraba que eso podría ocurrir en la última semana de este mes como parte del plan de flexibilización que ha venido implementando el gobierno.

Algunos agentes hípicos, según se ha dicho, comparten la postura de Camarero porque la operación sin las máquinas generaría pérdidas en muchos de los casos. Eso, agregado al hecho de que los agentes le adeudan al hipódromo una parte del importe de lo generado en la última semana de actividad (los días 12, 13, 14 y 15 de marzo), ya que no pudo completarse la transferencia de los fondos por la paralización del gobierno.

Se estima que una buena parte de las alrededor de 500 agencias que operaban antes del cierre pudieran no estar listas para regresar por razones puramente económicas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*