El exitoso concertador de encuentros, promotor y manejador internacional, Sampson Lewkowicz, nunca había visto nada parecido a lo que está viviendo el boxeo mundial, cortesía del coronavirus.

“Es un desastre”, dijo, “todo el mundo está detenido”.

Uruguayo, pero radicado desde hace años en Estados Unidos, Lewkowicz, quien reside en parte en Las Vegas, actualmente se encuentra “en cuarentena” en su residencia en Nueva York, alejado de todos sus boxeadores, que se encuentran a su vez encerrados en sus respectivos países.

El hombre que en una ocasión llevó al estrellato al argentino Sergio ‘Maravilla’  Martínez ahora tiene entre sus protegidos al dominicano Jeison Rosario, quien en enero se coronó campeón junior mediano de la AMB y la FIB al noquear en cinco asaltos a Julian Williams en Filadelfia.

“Ahora mismo no hay nada con él”, dijo. “Estamos esperando. Cuando hablamos, yo no le hablo de boxeo… a ninguno les hablo de boxeo. Es muy triste”.

Entre sus otros peleadores se encuentra el junior ligero panameño Jaime Arboleda, quien en febrero derrotó en una cerrada y polémica decisión al boricua Jayson Vélez en Allentown, Pensilvania, en una eliminatoria de la AMB para las 130 libras.

“Arboleda está en Panamá, encerrado”, dijo. “Se suponía que fuera por el título, pero no va a ser así. Yo se lo dije: te vieron ganar esa pelea, pero realmente no te ganaste el derecho de pelear por el título, porque para mí Jayson ganó. Y ahora parece que es Jayson el que va a pelear por el título”.

En efecto, antes de que todo quedara paralizado, se esperaba que Vélez estuviera midiéndose en este mes con Chris Colbert por el cetro interino de la AMB para las 130 libras en una cartelera de la Premier Boxing Champions que iría por Showtime.

Arboleda (derecha) en su reñido encuentro con el boricua Jayson Vélez. [suministrada]

La cual, naturalmente, también se canceló.

Entretanto, otro de sus peleadores, el excampeón mundial dominicano Javier ‘Abejón’ Fortuna, tenía previsto pelear el 17 de abril en MGM National Harbor de Oxon Hill, Maryland, en una transmisión por DAZN, con el británico Luke Campbell, en un encuentro entre los dos primeros clasificados por el CMB en las 135 libras.

“Se suponía que iba a ser por el título vacante”, dijo Lewkowicz, “porque Devin Haney (el campeón ‘regular’ del CMB) se lastimó en su última pelea (su victoria de noviembre pasado ante el boricua Alfredo ‘Ojo’ Santiago), pero sencillamente por molestar, porque él ya no puede hacer ese peso, ahora dijo que está recuperado y pusieron nuestra pelea por el título interino”.

“Pero, igual, no sabemos cuándo volverá a haber boxeo y cuándo podría ser esa pelea”, agregó. “Para colmo, Campbell está en Inglaterra y todos los aeropuertos internacionales están cerrados”.

Entretanto, Fortuna, quien perdió su cetro junior ligero de la AMB en 2016 ante el descendiente de boricuas Jason Sosa, se encuentra en Puerto Rico, donde suele venir a entrenar con su entrenador puertorriqueño Belvin García.

“Estaba entrenando allá desde el 8 de enero, pero ahora solo debe estar haciendo ejercicios de mantenimiento, esperando que se sepa una nueva fecha”.

El propio Sampson no tiene muchas esperanzas de que el boxeo vuelva a salir a flote pronto.

“Futuro cercano y futuro lejano es lo mismo”, dijo. “Es futuro”.

“Yo lo que pienso hacer es, cuando sea posible, presentar otro torneo para aficionados en mi país, Uruguay, donde ya he hecho dos. Es más fácil, porque no hay que traer peleadores de otros países”.

Pero no cree en la alternativa de presentar carteleras sin público, como al parecer hay ahora una programada para el 30 de mayo en Santo Domingo y se están gestionando también para Puerto Rico.

“En Santo Domingo una cartelera de esas cuesta $20,000, en Puerto Rico $40,000 y en Estados Unidos $100,000”, dijo. “Si no hay público, tienes que contar con lo que te dé la televisión, y si la televisión lo que te da es $10,000… eso no da ni para pagar las luces”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*