De todos los conflictos que se han generado a través de los ocho episodios de The Last Dance que han transmitido hasta el momento, posiblemente el más controversial gira alrededor de la polémica figura del gerente general Jerry Krause. 

Ese mismo, quien le caía mal a todo el mundo pero que sin él, el legado de Michael Jordan no sería el mismo. 

El afán de His Airness, productor ejecutivo del documental, de deshonrar a Krause no ha sentado bien con muchos analistas e historiadores, que reconocen su rol en acabar con la dinastía en el 98’, pero añoran por justicia en la distinción suya como uno de los mejores gerentes generales en la historia de la liga y creador del núcleo que ayudó a MJ a seis campeonatos en ocho años. 

Dentro de toda la disputa, habría que preguntarse en qué posición en la lista de gerentes generales de todos los tiempos se encuentra Krause, cuya personalidad aún sigue siendo descrita como pesada por todo el que se cruzó con él en algún momento, pero cuyo genio en el trabajo merece pedestal. ¿Está entre los mejores cinco? ¿Podría entrar al top tres?

De entre los candidatos, se cuela uno de la actualidad, ya que el trabajo realizado por Bob Myers para confeccionar la dinastía de los Warriors alrededor del tiro a distancia, el arma más letal en el 2020, ha sido de vanguardia en la transformación de la liga. 

Krause debería ser reconocido como uno de los mejores gerentes generales de la historia. [suministrada]

Aunque no por encima de Krause, hay varias figuras históricas que merecen mención, como Wayne Embry, el primer negro en tener el puesto de gerente general. En su tiempo con los Bucks, se le reconoce como la persona que convenció al legendario Oscar Robertson en aceptar un cambio a Milwaukee, donde se unió a Kareem Abdul-Jabbar para guiar la franquicia a su primer y único campeonato en el 1972. 

Jack McCloskey tomó el control de los Pistons en el 1979 para crear una potencia en Detroit que culminó con dos campeonatos al hilo en el 89’ y 90’. 

Entrando ya en el Mount Rushmore de gerentes generales, R.C. Buford tuvo suerte en San Antonio de tomar las riendas de una franquicia que tuvo el primer turno en el sorteo de novatos en los dos años que estaban disponibles Tim Duncan y David Robinson, pero fue Buford quien seleccionó a Manu Ginóbili con el turno 57; a Tony Parker con el 28, y cambió por Kawhi Leonard y un sinnúmero de movidas que mantuvieron a los Spurs como contendores al campeonatos por dos décadas. 

Pat Riley no recibe crédito de gerente por el éxito en su tiempo con los Lakers y Knicks, ya que fungía solo como dirigente, pero sí estaba a cargo del Heat cuando el equipo seleccionó a Wade en el 2003 y cambió por Shaq, dando paso al primer campeonato de la franquicia en el 2006, y más famoso aún, vaciar las finanzas en el 2010 para crear el junte de LeBron, Wade y Bosh. Riley sigue activo a sus 75 años. 

Es ahí donde se podría colocar a Krause. Como el tercer mejor gerente de todos los tiempos. Identificó a Scottie Pippen cuando era un prospecto prácticamente anónimo; seleccionó a Horace Grant y BJ Armstrong, al igual de ser vanguardia con la selección de Toni Kukoc. Eventualmente cambió por el miembro del salón de la fama Dennis Rodman, y añadió jugadores claves como Ron Harper, Luc Longley, John Paxson y otros para mantener viva la dinastía Bulls. 

Aún así, su trabajo se queda corto cuando se compara con Jerry West: creador del núcleo de Magic, Kareem y Worthy que trajo cinco campeonatos a Hollywood, y menos de 10 años después de culminar con ese equipo, juntó a Shaq y Kobe para ganar tres más. Desde entonces, ha influido como asesor en la dinastía Warriors y ahora con el renacer de los Clippers. 

El número uno en la lista lo es Red Auerbach, de quien se puede —y se han escrito— varios libros. Algunos de sus hits: cambiar por Bill Russell, seleccionar o cambiar por más de 15 jugadores que terminaron en el Salón de la Fama y seleccionar a Larry Bird un año antes de que terminara su tiempo en colegial, etc etc etc. 

En fin, es importante balancear la narrativa. 

Krause, quien murió en el 2017, era históricamente excelente en su trabajo, y lo fastidioso de su personalidad y su nefasta decisión de acabar la dinastía antes que acabara por sí sola, no debería tronchar su lugar en la historia de la liga. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*