La temporada de subastas de purasangres nativos seguramente se verá afectada por la emergencia que provocó la epidemia del coronavirus, y pudiera darse el caso de que no se celebre en el actual año calendario.

O, en el mejor escenario, las ventas de los ejemplares de un año que tradicionalmente comenzaban en el mes de agosto por parte de los diferentes criadores locales, podrían terminar celebrándose a finales de año.

La razón es sencilla: si no hay actividad hípica local la mayor parte de esos propietarios hábiles de ejemplares de carreras en Puerto Rico no contarán con los fondos necesarios para volver a invertir en nuevos productos nativos.

A tales efectos, The Gondol supo que los propietarios de los centros de crianza de purasangres en Puerto Rico han comenzado a organizar una iniciativa con el fin de impulsar que la acción local en el Hipódromo Camarero reciba la autorización gubernamental para reanudar tan pronto como sea posible.

Ya la gerencia del hipódromo y los demás sectores involucrados se declararon listos para abrir tan pronto reciban la autorización, según ha reiterado públicamente el presidente del óvalo canovanense, Ervin Rodríguez.

Como de costumbre, se esperaba que durante el mes de agosto se iniciara la temporada de subastas de los ejemplares nativos que comenzarán a participar en las carreras locales como dosañeros en el 2021. 

El ciclo normal de producción, aparentemente, no ha sufrido alteraciones, sino que los dueños de los potreros anticipan que no habría ambiente para la compraventa de ejemplares si desde marzo pasado los dueños de establos no han generado ingresos mientras han tenido que mantener a sus ejemplares.

Los cinco principales potreros en funciones actualmente en Puerto Rico son la Hacienda los Nietos, Potrero Los Llanos, Haras Norteña, Potrero de Jorge Jiménez y Potrero Hermosura.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*