Como el convaleciente de una operación que empieza a dar sus primeros pasos con la ayuda de un andador, el boxeo profesional parece encaminado a dar sus primeros pasos en medio de la pandemia del coronavirus.

El 25 de abril, Nicaragua sentó la pauta precursora al celebrar una cartelera en el Complejo Deportivo Alexis Argüello, incluso con la presencia de público: unos 800 espectadores protegidos con mascarillas, cumpliendo con el requisito de que solo se ocupe hasta el 10% de la capacidad.

Sediento de eventos deportivos en vivo, ESPN Deportes transmitió el evento.

Próximamente, el sábado 30 de mayo, le toca a la República Dominicana, donde hay señalada una cartelera de seis combates en el Coliseo Teo Cruz de Santo Domingo, que será transmitida por ESPN Knockout.

Al igual que el programa de Nicaragua, solo se presentarán peleadores locales, aunque esta vez será sin la presencia de público.

Pero la novedad es que el programa contará con dos combates por títulos regionales avalados por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB):

Norbelto “Meneíto” Jiménez (29-9-5 y 16 nocauts) y Eliezer Aquino (21-4-1 y 14) disputarán en la pelea estelar el cetro supermosca Fedelatin, mientras que en el combate semiestelar se estarán midiendo Jackson Martínez (19-0 y siete) y Starlin Wilson (12-0 y nueve) por el cetro peso ligero de la misma categoría regional.

Un detalle irónico: Franklin Núñez, presidente de la Comisión de Boxeo de la República Dominicana y miembro del Comité Ejecutivo de la AMB, fue hospitalizado a mediados de mayo por haberse contagiado con el coronavirus, según se informó.

Esta misma semana, de paso, la AMB, con oficinas centrales en Panamá y presidido por Gilberto Jesús Mendoza, emitió un informe después de finalizado su seminario médico, donde se ofrecen las directrices para la gradual reapertura del boxeo.

Se espera que esta misma semana, como secuela de este informe, el organismo divulgue cuál será el protocolo que sugerirá para que vuelva a activarse el boxeo, el cual, a base del informe médico, consistirá de cinco etapas hasta llegar a la normalidad.

Pitufo Díaz — aquí en su combate contra Shakur Stevenson — estará activo el 23 de junio en Las Vegas. [foto Mikey Williams/Top Rank]

En resumen, estas deberán ser:

– entrenamiento en aislamiento, que consiste en trabajo individual desde casa.

– entrenamiento con entrenador y se puede dividir en tres etapas, las cuales son sin contacto, con contacto y en gimnasios.

– la tercera fase es el regreso al entrenamiento en instalaciones públicas o gimnasios.

– realización de eventos a puerta cerrada y con personal limitado.

– boxeo con público y sin limitaciones.

La ejecución de cada fase dependerá del país y las medidas de cada autoridad, se explicٕó.

Por otro lado, en Estados Unidos, ya el promotor Bob Arum, de la empresa Top Rank, ha anunciado la celebración de dos carteleras semanales sin público en Las Vegas a partir del 9 de junio, incluyendo un programa transmitido por ESPN en el que estarán activos peleadores como el excampeón mundial boricua José ‘Sniper’ Pedraza (26-3 y 13), quien estará activo el 18 de junio, contra el junior welter Mikkel Lespierre  (22-1-1 y 10), de Trinidad y Tobago, y el peso pluma barranquiteño Christopher ‘Pitufo’ Díaz (25-2 y 16), contra el mexicano Luis Alberto ‘Venado’ López (22-2 y 11) el 23 del mismo mes.

También se espera que en uno de esos programas estén activos el peso pluma Orlandito ‘Zurdo de Oro’ González  (14-0 y 10) y el junior ligero Henry ‘Moncho’ Lebrón (12-0 y nueve), los cotizados primos aguadillanos que también están ligados a Top Rank.

Y el británico Barry Hearn ha anunciado también una serie de cuatro carteleras semanales sin público a partir de julio, celebrándolas en los terrenos de su mansión en Inglaterra y transmitidos por DAZN.

Finalmente, Japón, que canceló todo el boxeo que había programado hasta junio, acaba de anunciar la intención de comenzar a permitir carteleras en julio, aunque bajo exigentes medidas de seguridad.

Entre estas se encontrarán el limitar la presencia de público a una tercera parte de la capacidad del auditorio o coliseo, y celebrar no más de ocho combates por cartelera.

El resto de las medidas son las convencionales: mascarillas y protectores para todos los participantes que no sean boxeadores y utilizar el aislamiento social entre los espectadores.

En Puerto Rico, la forma en que se registre el regreso del boxeo dependerá de cómo sean acogidas por el task force médico y la gobernadora las recomendaciones para la reapertura deportiva sometidas recientemente por el Departamento de Recreación y Deportes, que consiste de un programa de cuatro etapas que parecería culminar con la autorización para que se celebren los eventos mayores a partir del 17 de julio, aunque sin la presencia de público.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*