Si en efecto en algún momento, posiblemente para julio, logra reanudarse la temporada de la Liga Superior Femenina de Voleibol, es probable que la confección de las Indias de Mayagüez sea muy diferente de la que amasó un récord de 5-6 con 15 puntos para el dirigente Javier Gaspar para cuando se suspendió el torneo el pasado 12 de marzo.

Para empezar, dijo Ana María Rodés, directora de operaciones del sexteto, sus dos refuerzos se encuentran de regreso en sus casas y la central Shannon Torregrosa también está de regreso en Estados Unidos, mientras que la acomodadora del equipo, Ashley Vázquez, no jugaría más por encontrarse embarazada.

“Shannon sí ha estado pendiente de lo que ha venido ocurriendo en Puerto Rico”, dijo.

Sin embargo, las dos refuerzos —la central estadounidense Shelly Stafford y la atacante canadiense Kyla Richey—, acaban de firmar contratos para jugar en Europa y su regreso está en duda.

“Shelly firmó para irse a jugar en Polonia en septiembre y Kyla firmó para jugar en Francia y también irse en septiembre”, dijo.

“Shelly quiere estar con su familia durante la pandemia y con Kyla existe la situación de que su visa de trabajo expira el 30 de mayo”, agregó. “Renovársela no debería tardar mucho ni ser muy complicado, pero el problema es que las oficinas federales para esos trámites siguen cerradas y, por otro lado, es difícil pedir una extensión por trabajo cuando todavía no tenemos una fecha para la reanudación de la temporada”.

Ashley Vázquez no volverá a la cancha este año porque está embarazada. [suministrada]

Ante esa situación, Ana María dijo que ha indagado sobre la disponibilidad de otras refuerzos, “pero lo primero que preguntan los agentes es cuándo va a comenzar la temporada y eso no se sabe todavía”.

Ante la ausencia de Vázquez, entretanto, el equipo podría contar con la estelar acomodadora Raymariely Santos, quien ya se encuentra en la Isla después de haber jugado en Francia, pero la funcionaria administrativa de las mayagüezanas dijo que aunque había un entendido para hablar luego de su participación en Europa, “estamos esperando a tener una idea más clara acerca de la temporada antes de hablar con ella”.

Pero Rodés reconoció que, más que ideas claras, son las sombras de incertidumbre las que todavía parecen arropar la continuación de la temporada, pese a que el Departamento de Recreación y Deportes hizo una propuesta para que las ligas deportivas vuelvan a operar a partir del 17 de julio, aunque sin público.

Como parte de esa propuesta, el DRD recomendó que los equipos de las distintas ligas puedan comenzar a entrenar a partir del 25 de junio.

Entretanto, la directiva de la Federación Puertorriqueña de Voleibol hace gestiones para conseguir un contrato con la televisión como elemento decisivo para poderse jugar sin que los equipos tengan los ingresos de la taquilla y la cantina.

Como parte de esa propuesta, la Liga probablemente optaría por jugar todos sus partidos en una misma cancha.

“Todos queremos jugar, pero yo lo veo todavía como algo muy cuesta arriba”, dijo, “y todavía quiero ver cómo conseguiríamos tener los ingresos suficientes sin la taquilla, cuando incluso es posible que los auspiciadores que teníamos no estén en condiciones de seguir apoyando el equipo”.

“Incluso”, dijo, “nosotros tenemos un acuerdo con el municipio, pero en estos momentos ni siquiera sé si podremos seguir usando el Palacio (de Recreación y Deportes) o si el municipio lo necesita para otras cosas. Cuando pregunto, me preguntan a mí entonces que cuándo volvería a jugarse, y tampoco puedo darles esa respuesta”.

“Es una pena, porque había sido una gran temporada y la taquilla había venido fluyendo muy bien”, dijo.

“A veces me pregunto si no sería mejor, tal vez, borrón y cuenta nueva: aunque a todos los equipos nos gustaría que se conservara el standing, tal vez lo mejor sería comenzar un nuevo torneo en cero, con los equipos que estén disponibles para jugar”, agregó.

“No he hablado con todas las jugadoras” añadió, “y sí hay algunas que tienen preocupación por su seguridad, y ya la liga ha dicho que no se va a obligar a jugar a nadie”.

“Pero hay otras que me dicen que, aunque les haría mucha falta la fanaticada, porque la fanaticada es la que muchas veces impulsa al equipo, el voleibol es su trabajo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*