Pilar Marie Victoriá, quien al unirse a las Criollas de Caguas en la serie final del año pasado las ayudó a ganar su quinto campeonato seguido, estará lista para unirse al equipo mucho antes en esta ocasión… si se reanuda la temporada.

En su tercera experiencia en una liga europea, la esquina cagüeña de 24 años de edad y 5-11 de estatura, miembro de la Selección Nacional, jugó este año en la Liga de Hungría con el Fatum Nyíregyháza, luego de haber jugado en la temporada de 2018-19 con el Beziers, de la primera división de la Liga de Francia, y debutado en el voleibol internacional en febrero de 2018 con el Givona Baronissi de la Liga de Italia.

Pero en este año del coronavirus, su actuación en Hungría quedó abortada antes de que concluyera la temporada.

“Yo llegué a Puerto Rico el 16 de marzo”, dijo. “La temporada en Hungría estaba suspendida, no cancelada, pero los equipos estaban dándole a las jugadoras, principalmente las extranjeras, la opción de regresar a sus países, aunque obviamente cancelando sus contratos y dándoles el release”.

“La otra opción era que nos quedáramos hasta que cancelaran la temporada, pero yo preferí irme porque pensé que más tarde tal vez se me iba a hacer más difícil”.

Victoriá jugó este año en la Liga de Hungría. [suministrada]

En efecto, dijo, el miércoles 18 de marzo la temporada quedó cancelada oficialmente cuando se impuso en Hungría un toque de queda total, al igual que el de Puerto Rico.

Pero Pilar Marie quedó complacida con su actuación.

“Yo creo que estaba teniendo una temporada bastante buena”, dijo. “No estoy pendiente de las estadísticas, pero sí sé que yo era una de las tres principales jugadoras del equipo, y, cuando detuvieron la temporada, estábamos en segundo lugar, a pocos puntos del primero, faltándonos solo tres juegos para terminar la temporada regular”.

“Lo triste fue eso, porque ya iban a empezar los playoffs, que era cuando la cosa se iba a poner buena”, agregó.

“Yo sé que al equipo le interesa que yo vuelva en la próxima temporada, pero hay que ver cuáles son las ofertas que reciba y, en general, lo que pase en esta crisis”.

Pilar Marie tiene esa misma actitud en torno a unirse a las Criollas si se reanuda el torneo local.

“Sí estoy disponible para jugar pero hay que esperar a las negociaciones que vaya a tener con el señor Furiel (Francisco Ramos, apoderado del equipo)”, dijo la jugadora que, igual que otras que regresaron recientemente del exterior, se encontraba aislada cumpliendo con la cuarentena obligatoria de 14 días.

“Me he mantenido haciendo workouts en la casa para seguir en forma”, agregٕó, “pero hace falta que empiecen las prácticas para empezar a tocar el balón”.

Y, lo más importante, se encuentra saludable.

“Lamenté no haber podido estar con la Selección en el Preolímpico”, dijo sobre el torneo clasificatorio celebrado a mediados de enero en la República Dominicana, “pero para ese tiempo yo venía teniendo un poco de problemas con mi rodilla izquierda, y sabía que especialmente ese viaje no iba a hacerle mucho bien”.

“Así que decidí quedarme en Hungría, cogiendo terapias, y la verdad es que me hizo muy bien y me siento al 100%, algo que posiblemente no hubiese pasado si hubiera jugado”.

Esas, naturalmente, son muy buenas noticias para las Criollas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*