Para el apoderado de las campeonas por las pasadas cinco temporadas, Criollas de Caguas, la incertidumbre continúa dictando la pauta en torno a cuándo pueda reanudarse el torneo femenino, pero, si se lo preguntaran, Francisco ‘Furiel ‘Ramos piensa que pudiera estarse jugando para mediados de mayo.

“Pero, claro que va a depender de muchos factores, incluyendo el que la epidemia logre controlarse y cuándo se levante del toque de queda”, dijo.

Pero incluso si el comienzo se produjera en junio, Furiel cree que la temporada podrá completarse.

“Hay muchas cosas que se tienen que tomar en cuenta”, agregó en referencia a la conferencia telefónica con los apoderados de la liga sostenida el pasado domingo, “pero de lo que no hay dudas es de que todos los apoderados queremos que se complete la temporada”.

“Al suspenderse las Olimpiadas, ya no hay esa presión de tener que terminar para una época determinada, y también está la posibilidad de que se reduzca la temporada regular”, añadió.

“Si hubiera que reducirla de 24 a 18 juegos, ya los equipos hemos jugado unos 11 juegos, y a nosotros solo nos faltarían siete”.

Para cuando se reanude el torneo, las Criollas, que lideran el torneo con marca de 9-2 y 25 puntos, deberían contar con sus estelares esquinas Stephanie Enright y Pilar Marie Victoriá, que regresaron a la Isla después de que se suspendieran las ligas en las que estaban jugando en Europa, y tal vez con la acomodadora Jennifer Nogueras, quien hasta estos momentos permanece en Grecia.

“Sé que tanto Stephanie como Pilar han dicho que están disponibles para jugar, pero yo ni he empezado a negociar con ellas: no vale la pena hasta que no se aclare cuándo se va a comenzar a jugar, y cuántos juegos”, dijo el apoderado.

La esquina Micaya White, quien ha sido una de las mejores refuerzos de la Liga, también debería seguir en el equipo.

“Ella se fue a Dallas, donde vive, pero está esperando que nosotros la llamemos para volver”, explicó.

“Y tenemos como arma secreta todavía la contratación de una segunda refuerzo, y con la suspensión de todas esas ligas en Europa podrían estar disponibles unas jugadoras americanas de mucha calidad”, dijo, “pero uno no sabe lo que va a ocurrir”.

“En Estados Unidos ha sido muy fuerte la epidemia y uno no sabe incluso si van a poder viajar o si habría que ponerlas en cuarentena”.

“Aparte de que primero hay que ver cuántos juegos nos faltan y cómo van a estar los demás equipos”, dijo.

“Pero es una lástima que haya pasado todo esto porque la temporada iba muy bien”.

“Todavía tenemos otros problemas: el baloncesto superior también debe volver y puede haber problemas con la disponibilidad de canchas para algunos equipos”, continuó, “pero yo creo que, si se juega, y se toman las debidas medidas de protección, la gente, que está aburrida en sus casas sin hacer nada, va a ir a las canchas”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*