El documental The Last Dance sobre Michael Jordan y la dinastía de los Bulls de Chicago de la década de los 90 se estrenó en la noche del domingo con toda la fanfarria pronosticada.

Su transmisión se convirtió en un evento mundial al unirse las expectativas sobre la crónica de posiblemente el atleta más famoso de todos los tiempos, con una época de pandemia donde el hambre ante la carencia de eventos deportivos fue satisfecha por al menos dos horas. 

Los primeros dos episodios de la saga, que narra a detalles el último año de la dinastía en el 98, las razones por la que se rompió el equipo y todos los pormenores— y por mayores—, que se vivieron, se centró en las figuras más famosas de la escuadra.

Jordan, su comienzo en el deporte, su vida familiar creciendo y su fuego competitivo que lo llevó a chocar con algunos de sus compañeros; el contrato de Scottie Pippen que lo mantenía en la posición número 122 en salario a pesar de ser uno de los mejores jugadores de la liga, y la controversia entre el legendario dirigente Phil Jackson y el gerente general Jerry Krause. 

Krause, quien murió en el 2017 y no pudo participar de la creación del documental, sale como una figura deplorable, bueno en su trabajo montando la dinastía, pero con un complejo napoleónico que lo convertía en el antagonista perfecto de His Airness.

Jordan y Pippen se convirtieron en uno de los duetos más importantes de todos los tiempos. [suministrada]

La transmisión del documental fue trending topic en el mundo entero, y las redes sociales no perdieron el tiempo en convertir un comentario de Jordan en el relajo de la noche. 

MJ, haciendo referencia al equipo de los Bulls en su año de novato, se vistió de soplón— chota como decimos los boricuas— al decir que entró a un cuarto de hotel donde vio a la gran mayoría del equipo consumiendo todo tipo de drogas. 

La frase donde expresó que el ambiente era un “traveling cocaine circus” (circo ambulante de cocaína) estuvo número uno en tendencia en los Estados Unidos por más de 10 horas, siendo el primer tema que domina en las redes que no está relacionado al coronavirus en un mes.

No faltaron relajos y acusaciones a Jordan de snitch (informante) en las redes sociales al igual que en la web, donde cinco minutos después de acabado el documental, el domain www.travelingcocainecircus.com ya tenía dueño, mientras que diversas páginas vendían camisetas con diferentes artes de la frase. 

“Todos los miembros de los Bulls de 1984-85 deben estar en la sala de su casa viendo el documental y explicándoles a sus familias que no estaban en el circo de la cocaína”, fue uno de los cientos de miles de chistes en las redes sociales post documental, este del periodista Kevin Clark en twitter y que se acercaba a los 100,000 likes

La serie se dividirá en dos episodios cada domingo por los próximos cuatro. El tercer episodio se centrará en el controversial Dennis Rodman, su llegada a los Bulls y la dificultad de la franquicia para controlar al indisciplinado rebotero. 

Si el resto de la saga es como los primeros dos episodios, es muy probable que no solo termine rompiendo récords de audiencia de los pasados 20 años, sino que reciba una gama de reconocimientos por la excelente calidad del producto. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*