Las carreras en el Hipódromo Camarero pudieran reanudarse alrededor del 14 de mayo si todas las piezas caen en su lugar en el futuro cercano.

Esa, al menos, es la impresión de Luis Orraca, el presidente de la Confederación de Hípica de Puerto Rico, luego de tomar parte de una reunión que efectuaron los componentes de la industria hípica local este lunes.

“Aquí todo el mundo está remando en la misma dirección”, dijo Orraca, propietario del Up Stable, refiriéndose a los dueños de ejemplares, la empresa operadora y el gobierno de Puerto Rico, representado allí por su director de la Comisión de Juegos, José Maymó Azize.

“Hoy (lunes) nos reunimos y discutimos el panorama que estamos enfrentando y los pasos que se están tomando, los pasos salubristas que tenemos que tener para presentar una propuesta. Por ejemplo, lo que se va a estar recomendado para las agencias hípicas”.

Al igual que el resto de las actividades locales, la industria hípica cesó operaciones a mediados de marzo siguiendo la orden del gobierno de Puerto Rico, como consecuencia directa de la epidemia del coronavirus. El 15 de marzo fue el último día de actividad local en el Hipódromo Camarero, aunque posteriormente la empresa operadora obtuvo el permiso para continuar con el ofrecimiento del simulcast a través del portal de apuestas ganadondesea.com.

Luis Orraca, presidente de la Confederación Hípica de Puerto Rico. [suministrada]

“Nos estamos preparando para estar listos para empezar el 14 de mayo”, dijo Orraca, asegurando que la matrícula de ejemplares, que se ha mantenido ejercitando—incluyendo briseos— se encuentra en buen estado.

“Se trabajó a tiempo con los caballos, y el inventario está saludable. Pudiéramos correr tres o cuatro días, aunque una de las cosas que hay que revisar son los premios. Pero todo el mundo está dispuesto a hacer sacrificios”.

Orraca dijo que el insumo de lo que se discutió el lunes se le hará llegar para su evaluación a los organismos de salud y economía creados por el gobierno, aunque las recomendaciones a las que se lleguen tienen que ir de la mano, naturalmente, de los dictámenes del gobierno en torno a la apertura gradual de las actividades que se está considerando.

“Aquí hay muchos empleos en riesgo, y se han hecho muchos sacrificios. Vamos para 60 días pagando jaulas, comida y entrenadores, y con un mes más así la industria puede que no pueda levantarse”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*