¿Wesley Vázquez para abanderado?

A raíz de la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de solicitarles a los comités olímpicos nacionales que consideren presentar dos abanderados para los Juegos Olímpicos de Tokio—un hombre y una mujer—el destacado atleta de los 800 metros surge como la principal figura masculina para portar la bandera boricua en la inauguración.

Se da por sentado que la tenista Mónica Puig será la seleccionada en la rama femenina si es que finalmente logra la clasificación olímpica. De lo contrario, ese honor seguramente recaerá en la tenismesista Adriana Díaz.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, anunció el miércoles que en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 todos los países podrán contar con dos abanderados en la ceremonia de inauguración, hombre y mujer, con el fin de poner en marcha la igualdad de género en el ámbito deportivo.

“Hemos decidido que por primera vez todos los países participantes deberán traer por lo menos una deportista y un deportista a los Juegos. Además, hemos decidido cambiar el protocolo olímpico para permitir que una deportista y un deportista del mismo país puedan portar juntos la bandera de su país durante la ceremonia de inauguración. Animamos a todos los comités olímpicos nacionales a que hagan uso de esta opción”, dijo Bach en una rueda de prensa tras la reunión del comité ejecutivo del organismo en su sede en Lausana (Suiza).

En el caso de Vázquez, este se considera el principal representante boricua en el atletismo a pesar de que en su evento también lograron el pase olímpico Ryan Sánchez y Andrés Arroyo. 

No se perfila que otro deportista varón en las disciplinas que actualmente andan en busca de la clasificación olímpica supere a Vázquez en su historial o en su potencial olímpico a no ser que los equipos de baloncesto y béisbol finalmente consigan su boleto y salten los nombres de José Juan Barea o Juan ‘Igor’ González, dirigente de la novena puertorriqueña.

Otra opción pudiera ser el legendario velerista Quique Figueroa, quien ya fue abanderado en los Juegos Olímpicos de Sidney en el 2000.

“Definitivamente lo vería con buenos ojos”, comentó, de primera instancia Sara Rosario, la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico.

“Si el COI nos brinda la oportunidad de que sean dos atletas los que porten la bandera, para mí sería un privilegio. Ese es el sueño de muchos atletas, y es una acción a favor de la equidad de género. Me encantaría”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*