A los 38 años de edad, el cagüeño Iván Ríos está cumpliendo uno de los grandes sueños de una vida dedicada al baloncesto, al debutar como dirigente de la Liga Superior con los Cariduros de Fajardo en la presente temporada.

Pero Iván, graduado del Colegio Bautista de Caguas, donde desde 2009 es también uno de los coaches de baloncesto junto al reconocido Leo Arill del Colegio Bautista de Caguas, una de las principales fábricas de baloncelistas del país, tiene todavía un sueño que cumplir: que Caguas vuelva a contar con un equipo de la Liga Superior.

“Ahora mismo no hay ni cancha”, dijo en una entrevista reciente Ríos, al recordar la ausencia—averiada por el huracán María— de la Héctor Solá Bezares, “aunque quién sabe si una opción sería jugar en la Roger L. Mendoza, como están haciendo ahora las Criollas”.

“Por lo menos yo le he escuchado al ingeniero Felo Rivera decir que uno de sus deseos antes de retirarse sería volver a traer el baloncesto a Caguas”.

Felo, naturalmente, fue el último apoderado de los Criollos que en 2006 ganaron el único campeonato de su historia dirigidos por Arill antes de que la franquicia se mudara a Quebradillas apenas par de años después.

La compañera de Ríos, Yanira, es una de las hijas del legendario técnico Flor Meléndez. [foto Pepo Pereira]

E Iván, quien debutó en la Liga Superior como coach asistente con los Caciques de Humacao en 2018, fue en 2019 el asistente en Fajardo del propio Rivera, quien este año lo nombró como dirigente en propiedad al quedarse él solo como apoderado.

“Sería increíble que Caguas tuviera un equipo y que Leo y yo estuviéramos allí”, agregó Iván sobre Arill, quien este año está trabajando de nuevo como asistente con los Santeros de Aguada.

“Por lo menos en Caguas yo estuve en todas las categorías, incluyendo Sub 21 y Primera Categoría, y en todas ganamos”, agregó.

De hecho, la vida de Iván siempre ha girado en torno al baloncesto: desde 2009 pertenece al staff de coaches de Bautista, pero incluso por un tiempo perteneció al Programa de Selecciones Juveniles de la Federación y actualmente dirige las categorías infantiles (Mini).

“Por un tiempo, los que estábamos en ese programa no podíamos dirigir, pero eso cambió por suerte y nos abrió las puertas a muchos”, dijo.

A Iván se las abrió hasta el punto de que ahora es el dirigente de baloncesto de American University en Bayamón y de los Capitalinos de San Juan  en la Liga Puertorriqueña, “donde estamos invictos con  marca de 18-0”.

Y, naturalmente, con los Cariduros tuvo un debut extraordinario cuando, gracias a un canasto de tres puntos en el segundo final de parte del dominicano Gerardo Suero, en su juego inaugural venció 93-92 a los Indios de Mayagüez en el coliseo Tomás Dones, de Fajardo, el pasado 29 de febrero, y en el segundo encuentro derrotó 111-98 a los Vaqueros de Bayamón.

El miércoles pasado el equipo cayó 93-88 ante Guayama en su último encuentro antes de la pausa obligatoria ocasionada por el coronavirus.

“Sí, es un tren bastante cargadito”, dijo, riendo. “Apenas tengo tiempo para dormir y para escuchar a mi señora decir, ‘¿cuándo hay tiempo?’”

Por su suerte, su pareja, Yanira Meléndez, ya está más que acostumbrada a los trajines de los dirigentes de baloncesto: es hija del legendario dirigente de la selección nacional y actual mentor de los Indios de Mayagüez, Flor Meléndez.

Pero ella también está rodeada de deportes por todas partes: “Vivimos en la calle 3 de Bonneyville Heights, donde yo he vivido toda mi vida”, dijo Iván. “En esa misma calle vivió el propio Felo hasta que hace poco se mudó a otra urbanización, y viven el pelotero José ‘Cheíto’ Cruz —el estelar exjugador de Doble A que en 2019 fue exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Cagüeño— y el excanastero de los desaparecidos Criollos, Nelson Pagán.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*