La preocupación sobre el regreso a la normalidad deportiva después de la crisis del coronavirus es tan aguda que incluso los eventos programados para julio están empezando a ser suspendidos.

El ejemplo más claro es el de la pelea de revancha por el cetro pesado del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) entre el británico Tyson Fury y Deontay Wilder, que había sido programada de forma tentativa para el 18 de julio en el MGM Grand de Las Vegas.

Bob Arum, copromotor de la cartelera, le indicó a Dan Rafael,  de ESPN.com, que esa fecha ya no está en pie.

“Definitivamente que no será el 18 de julio”, dijo. “Ni siquiera sabemos si el MGM Grand estará abierto entonces. Estamos pensando en algún momento en el otoño, tal vez a principios de octubre”.

De acuerdo a otra fuente, la fecha que se considera ahora es la del 3 de octubre, en el mismo escenario.

Será la tercera pelea entre ambos: luego de que empataran el primero de diciembre de 2018 en Los Angeles, Fury (30-0-1 y 21) conquistó el cetro el pasado 22 de febrero en el MGM Grand al noquear en el séptimo asalto a Wilder (42-1-1 y 41), quien poco después activó la cláusula de revancha incluida en su contrato.

Todos los casinos de Nevada se encuentran cerrados y la Comisión Atlética del Estado de Nevada ha suspendido hasta nuevo aviso todas las carteleras de deportes de combate.

“El boxeo no es algo aislado”, dijo Arum. “Es parte de todo lo que está ocurriendo en el mundo”.

Arum también dijo que se ha mantenido en contacto con el manejador de Wilder, Al Haymon, de Premier Boxing Champions, y que “estamos en la misma página”.

“Vemos esto de la misma manera”, dijo. “Vamos a tener mucho cuidado al programarlo todo y rezamos porque esto termine en algún momento y podamos trazar unos planes inteligentes. Nadie ha experimentado algo como esto anteriormente”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*