Los tiempos de crisis tienden a sacar lo mejor y lo peor de la gente. La NBA no es la excepción. 

El dueño de los Sixers de Filadelfia, Josh Harris, se encontró ante la furia de las redes sociales tras anunciar una rebaja de 20% al salario de los empleados de la franquicia en tiempos de crisis. 

La suma total del ahorro era de menos de un millón de dólares. Harris tiene una fortuna de $3.7 billones. El centro estelar y cara de la franquicia, Joel Embiid, ofreció medio millón de su bolsillo para los empleados que se verían afectados ante la nefasta decisión del dueño. 

“Muchos dueños de equipos en la liga están pendientes a la reacción de la fanaticada ante la decisión de Harris desde una perspectiva de relaciones públicas para ver si hacen lo mismo”, escribió en sus redes sociales el periodista de ESPN, Adrian Wojnarowski. 

Menos de una hora del anuncio de los recortes, la reacción de repugnancia de la fanaticada en las redes sociales fue tal que obligó a revertir la decisión de Harris, quien tuvo que enviar un mensaje al público. 

“Nuestro compromiso ha sido hacer todo lo posible para mantener a todos nuestros empleados trabajando en esta situación tan difícil”, dijo Harris, según lo recoge el propio Wojnarowski.

“Como parte de un esfuerzo para hacer eso, les pedimos a los empleados asalariados que redujeran temporalmente el salario al 20%. Después de escuchar a nuestro personal y jugadores, está claro que fue una decisión equivocada. Lo hemos revertido y pagaremos a estos empleados sus salarios completos. Este es un momento extraordinario en nuestro mundo y las decisiones comerciales ordinarias no son suficientes para enfrentar el momento. A nuestro personal y fanáticos, me disculpo por equivocarme”, concluyó el dueño. 

La situación se convirtió en un momento histórico en la que los entusiastas del deporte dejaron saber su sentir en las redes sociales a tal extremo que llevó a una reacción inmediata de la franquicia, llevando a un sinnúmero de escritos de análisis de la situación sin precedentes, desde el Washington Post hasta el USA Today incitando a los fanáticos a “no perdonar a los billonarios” y “estar alerta ante los abusadores dueños”.    

En una movida antagónica a la de Harris, el comisionado de la liga Adam Silver anunció que les reduciría el salario a los ejecutivos de puestos administrativos de la liga, incluyendo su propio sueldo, para mantener al resto de los empleados de la liga con su sueldo habitual. 

“Estos son tiempos sin precedentes y, al igual que otras compañías en todas las industrias, necesitamos tomar medidas a corto plazo para lidiar con el duro impacto económico en nuestro negocio y en nuestra organización”, les dijo el portavoz de la NBA, Mike Bass, a los medios especializados. 

La liga seguirá suspendida hasta, en el mejor de los casos, un mes y medio adicional, con la posibilidad de que no se vuelva a la acción hasta agosto o, en el peor de los casos, que la temporada sea cancelada. 

Y ante la incertidumbre económica y proyecciones de pérdidas que sobrepasan el billón de dólares, es muy probable que sigamos viendo este tipo de conflictos entre los billonarios dueños y los jugadores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*