La fanaticada de la NBA está al borde de la locura con la suspensión indefinida de la temporada y con rumores de un posible regreso a competencia a mediados de julio. 

No hay de otra que añorar las hazañas de los mejores equipos en la liga, resaltando las cosas que más extrañamos, y las que no extrañamos, de cada uno de estos, comenzando con el equipo de Hollywood.

Lakers:

Se extraña: La armonía con la que estaban jugando cuando se detuvo la liga.

Los Lakers habían ganado ocho de sus últimos 10 partidos, incluyendo victorias sobre el equipo con el mejor récord en la liga, los Bucks, y propinándoles la primera derrota a los Clippers con el equipo completo y completamente saludable.

LeBron está primero en asistencias, algo que nunca ha hecho en su carrera, y su objetivo favorito es Anthony Davis. La estadística particular de asistencias de LeBron a Davis está primera en la liga, prácticamente doblegando a cualquier otro dúo. El el cuarto periodo, un 92% de la ofensiva depende de alguno de los dos. Los Lakers estaban llegando al nivel necesario como para una buena carrera al campeonato, con un baloncesto lindo y armonioso. 

No se extraña: Las mil y una manera de LeBron esconder la calva.

El debate entre los fanáticos de Jordan y los de LeBron por quién es el mejor jugador de todos los tiempos durará hasta el fin del mundo, pero en algo en lo que His Airness dominó al Rey fue en la aceptación de calvicie, recurriendo a afeitarse la cabeza temprano en su carrera cuando ya no podía esconder las entradas. LeBron, por otra parte, insiste en usar bandas gigantes, pintarse los espacios vacíos o la supuesta inyección de pelo. LeBron, ya es hora de dejarlo ir. 

Se extraña: una defensa asfixiante 

Los Lakers tienen la tercera mejor calificación defensiva en la liga, y la mejor en el cuarto periodo, confirmando que cuando aprietan el pedal, tiene el potencial de ser los mejores en la liga. Después de casi cuatro años sin defender en la temporada regular, LeBron volvió a ser el quarterback, dando instrucciones alrededor de lo que va a correr el contrincante. Anthony Davis se encuentra en la corta lista de candidatos al premio de Jugador Defensa del Año, y el combo de JaVale McGee y Dwight Howard está protegiendo la pintura mucho mejor de lo que se esperaba.

No se extraña: Rajon Rondo

A lo mejor en otro equipo, Rondo aún tenga un rol efectivo. A lo mejor si se llegase a jugar la postemporada este año, Rondo tenga un juego, o tal vez un periodo, donde su impacto sea positivo, pero hasta el momento, su tiempo en cancha no es productivo. Toda estadística, tanto tradicional como de avanzada, apunta a que los Lakers son mucho peor cuando Rondo está en cancha. Rajon lleva casi una década siendo nulo en el lado defensivo, y su carencia de un tiro a distancia consistente y su tendencia a driblear de más, lo convierten en un incómodo fit al lado de LeBron y Davis. 

Se extraña: El renacimiento de Dwight

Dwight Howard ha sido la superestrella más inmadura posiblemente en la historia de la liga, dejando un mal sabor, y un mal olor, ya que uno de sus famosos “chistes” fue tirar flatulencias en la cara de sus compañeros en sus últimas cuatro paradas: Houston, Atlanta, Charlotte y Washington. Al parecer, el golpe a su ego ha sido suficiente como para reconocer su nuevo papel como jugador de reparto. Después de promediar 34 minutos por juego en su carrera, Dwight juega 19 para los Lakers, y viniendo del banco, enfocado en proteger el aro y atacar las tablas. Esta es la versión de Howard más conducente a victorias en casi cinco años. 

No se extraña: el drama mediático

Son los Lakers, el equipo de Hollywood, así que todo lo que hagan termina siendo noticia. Un jugador mira mal a otro: titulares, Anthony Davis se rompe una uña: titulares, LeBron come tacos: titulares. La verdad es que cansa. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*