La mega dinastía de Golden State ya no existe. Desde la unión de Kevin Durant, hasta la ruptura este pasado verano, todo análisis de la liga giraba alrededor de la inevitabilidad de que los Warriors iban a ganar el campeonato a menos que las lesiones los detuvieran, una predicción que se convirtió en realidad cuando perdieron en las finales contra los Raptors sin Durant, Klay, DeMarcus Cousins, Kevon Looney—adicional a Andre Iguodala jugando a medio pocillo—, todo por lesiones. 

Este año, la competencia está abierta, con un sinnúmero de contendores, todos con sus virtudes y defectos. Veamos las mayores preguntas que enfrentan los favoritos al campeonato. 

¿Quién termina en cancha por los Lakers?

Los Lakers tienen algo que ningún otro equipo puede contrarrestar: dos de los mejores cinco jugadores en el mundo, incluyendo a posiblemente el mejor jugador de todos los tiempos en LeBron James, quien a sus 35 años sigue teniendo impresionantes temporadas, incluyendo ésta, en la cual lidera la liga en asistencias. El problema mayor es quién termina en cancha en los minutos finales de un juego reñido. LeBron y Anthony Davis son obvios; Danny Green es muy probable, pero los otros dos espacios se rotan entre jugadores de reparto como Avery Bradley, Kentavious Caldwell Pope, Alex Caruso, Rajon Rondo, JaVale McGee, Dwight Howard o el joven Kyle Kuzma. Kuzma es el más talentoso en el lado ofensivo, pero aún no ha engranado completamente con los dos pilares en ese lado de la cancha, y es un negativo en la defensa. Los Lakers se cruzarán con equipos mucho más completos que ellos, y los jugadores de reparto serán vitales de camino a unas finales. 

El Greek Freak irá fresco a los playoffs, porque solo promedia 31 minutos por juego.

¿Volverá Eric Bledsoe a su acto de Houdini? 

Los Bucks son el mejor equipo en la liga esta temporada, y por mucho. Milwaukee se encuentra entre los mejores cinco en ambos lados de la cancha, tiene el mejor diferencial de puntos en la historia de la liga, y el favorito al premio de Jugador Más Valioso en el Greek Freak, quien a su vez debe llegar fresco a la postemporada, ya que promedia sólo 31 minutos por juego. La falla está en su armador Eric Bledsoe, quien no solo ha bajado su nivel en las pasadas dos postemporadas, sino que se vuelve un completo negativo en ambos lados de la cancha. En la postemporada todo el enfoque defensivo será en Giannis y Khris Middleton, así que los Bucks necesitan al menos un nivel neutral en su enfrentamiento con otros armadores para poder salir de la Conferencia. 

¿Cómo está la salud de los Clippers?

Los Clippers son un equipo mucho más balanceado que sus vecinos de Los Angeles, teniendo la habilidad de mutar entre cuadros cuyo fuerte es la ofensiva o la defensa, a la vez que se ajustan a equipos con altura o a los bautizados small ball. El problema mayor es en la rama salubrista, ya que sus dos estrellas se han topado con problemas en el pasado. Paul George ha jugado en solo 34 de 55 posibles juegos esta temporada, mientras que el candidato a MVP, Kawhi Leonard, ha sudado la camisa en 42. El equipo no ha tenido el tiempo para acoplarse de la manera que se necesita de cara a unos playoffs en la Conferencia del Oeste y una lesión a cualquiera de sus dos estrellas los puede dejar en la primera ronda. 

¿Quién protege la pintura en Boston?

Los Celtics poseen una versatilidad difícil de igualar entre los contendores, y el quinteto de Kemba Walker, Jaylen Brown, Jayson Tatum, Gordon Hayward y Marcus Smart les da una una ventaja en talento prácticamente todas las noches. A pesar de la escasez de estatura, el equipo se encuentra tercero en calificación defensiva en toda la liga. Aún así, en una Conferencia con luminares que son maestros en la pintura, como el MVP Giannis Antetokounmpo, Joel Embiid, Bam Adebayo, Paskal Siakam y Domantas Sabonis, entre otros, los Celtics van a necesitar un trabajo titánico de sus centros Daniel Theis, Enes Kanter y Robert Williams, al igual que ayuda de los jugadores de perímetro. 

¿Puede ganar Fili sin armonía?

En lo que va de temporada, uno de los temas que han dominado los titulares es el estilo de juego de los estelares Ben Simmons y Joel Embiid, quienes estadísticamente lucen mejor sin el otro en cancha. El dirigente Brett Brown está buscando soluciones, entre las que se incluyen enviar a Al Horford, y su contrato de $109 millones, al banco. El equipo no luce armonioso, y actualmente se encuentran quintos en una Conferencia que en talento deberían dominar. Aún está por verse si pueden ganar solo con su talento aunque no sean tan coherentes como otros equipos en la conferencia. 

La burbuja del Oeste

Houston, Denver y Utah se encuentran batallando en la Conferencia del Oeste por el honor de enfrentar a los dos equipos de Los Angeles. Houston está experimentando jugar sin centro como se resaltó en el trade deadline https://thegondol.com/2020/02/los-rockets-salen-de-capela/; Denver no cuenta con la experiencia de algunos de sus contrincantes y dependen en gran medida de un Jamal Murray que no ha demostrado el temple necesario en esos escenarios, y Utah depende de su gran adquisición de verano, Mike Conley, quien está teniendo su peor temporada desde su año de novato. 

La burbuja del Este

De igual manera, en el Este hay un meollo entre los Raptors, Celtics Heat, 76ers y Pacers, quienes también se presentan como posibles retadores de la élite. Los Raptors entran a la postemporada sin Kawhi, quien fue el protagonista del pasado campeonato, pero tienen uno de los mejores dirigentes en la liga y una escuadra donde todos entienden y dominan su rol. El Heat ha sido una de las sopresas de la temporada, y el dúo de Jimmy Butler y Adebayo puede ser suficiente como para cargarlos hasta unas finales de Conferencia, mientras los Pacers se han mantenido a flote a pesar de no contar con su estrella Victor Oladipo. 

Tenemos, pues, que la salida de Durant de Golden State convertirá esta postemporada en una de las mejores y más competitivas en varios años. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*