A menos de 24 horas del momento límite para hacer traspasos en la NBA, los Memphis Grizzlies enviaron el miércoles al veterano Andre Iguodala al Heat de Miami por varias fichas, entre ellas el joven Justise Winslow, dando fin a una incómoda saga que duró desde el pasado verano.

El tres veces campeón fue enviado a los Grizzlies desde Golden State, en donde llevaba seis exitosos años, incluyendo un MVP de las finales en el 2015, en una movida mayormente basada en razones financieras. Iggie tiene un año restante en su contrato al son de $17,185,185.

Como parte de las maniobras de verano, en lo que se ha desarrollado como un año de transición para Golden State, el equipo cedió a su veterano a lo que proyectaba como un equipo no competitivo en Memphis. 

Iguodala se convirtió en un mal ejemplo de lo que ha sido una más que positiva era de lo que han denominado el player empowerment o empoderamiento de los jugadores, quienes han tomado control de sus situaciones para exigir mejor administración de sus respectivas franquicias. 

Desde el comienzo, los Grizzlies vieron a Iggie como una pieza pasajera, que sería una buena influencia para la joven camada y que les traería posibles fichas futuras en el inminente traspaso. Andre decidió ni tan siquiera reportarse al estado de Tennessee, encendiendo la mecha de la engorrosa circunstancia. 

Justise Winslow pasa a las filas de Memphis. [suministrada]

La otra opción era un buyout al momento de la adquisición, donde el equipo está dispuesto a dejar en libertad al jugador a cambio de un descuento a la hora de comprar su contrato. Iguodala tampoco quería dejar ni un vellón en la mesa. En el pasado mes, el jugador se paseó por los medios de comunicación dando entrevistas, en muchas ocasiones en tono de burla, de cómo el descanso en su casa le había venido bien, esto al son del pago de su contrato completo por los Grizzlies. 

El jugador y su agente también sabotearon posibles cambios si el destino no era de su agrado, amenazando a los equipos con abandonar el barco de la nueva situación a la primera oportunidad. La situación se convirtió en una tensa hasta la resolución tras el traspaso a South Beach. 

El equipo pudo optar por multar al jugador, pero decidió en contra de hacerlo. La tensión llevó a un público debate entre jugadores de varios equipos. El shooting guard titular en los Grizzlies, Dillon Brooks, fue a las redes a desear que cambien a Iguodala para poder jugar en su contra. El mensaje fue respondido por el excompañero de Andre y dos veces MVP Steph Curry, quien contestó con una foto de Iggie con el trofeo de campeonato. A la discusión se unió la nueva cara de la franquicia en Memphis, el espectacular novato Ja Morant, que contestó la foto publicada por Curry con una de Kevin Durant, insinuando que él había sido la razón principal de los campeonatos.

Al final del día Iguodala se salió con la suya… y de qué manera. El cambio vino de la mano de una extensión de contrato de dos años y $30 millones para vivir en la soleada ciudad, pero también hay que aplaudir de los Grizzlies que se negaron a obedecer sus peticiones, que giraban alrededor de un cambio a los Lakers o Clippers, y sacaron una buena ficha en Winslow. 

Memphis actualmente ocupa la octava posición en la Conferencia del Oeste a pesar de la joven escuadra, mientras que el Heat está empate por la cuarta posición en el Este.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*