Frustrado por haber sufrido la primera derrota de su carrera como profesional, y más aun por esta haber sido en un combate por el cetro mundial, Jeyvier Cintrón admite que por un tiempo quiso despejarse la mente de todo lo que tuviera que ver con boxeo.

“No estuve pendiente de nada”, dijo el zurdo bayamonés de 25 años de edad que el 31 de diciembre, en Tokio, cayó por decisión unánime en un gran encuentro ante el reconocido monarca japonés Kazuto Ioka, en busca del cetro supermosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Poco después, sin embargo, “comencé a entrenar por mi cuenta en la marquesina de mi casa con mi padre (el entrenador y otrora destacado peleador profesional Javier ‘Perrito’ Cintrón)”, dijo.

“Pero llamé a Iván Calderón y le dije que hoy (martes) volvía al gimnasio”, agregó Cintrón, quien, precisamente, se personó este martes a entrenar en el gimnasio Félix Pagán Pintor que administra su entrenador, el dos veces excampeón mundial Iván Calderón.

“No sé dónde ni cuándo va a ser mi próxima pelea, pero sí se supone que sea en abril”, añadió.

Vinculado promocionalmente a la Top Rank y a la PR Best Boxing, el dos veces olímpico, ahora con marca de 11-1 y cinco nocauts, aseguró que seguirá haciendo campaña en las 115 libras.

“Yo no tengo problemas para hacer el peso”, dijo.

Y no descarta que en un futuro pueda buscar la revancha con Ioka (25-2 y 14), que ha sido el único japonés en coronarse en cuatro divisiones distintas.

“Aunque tenga que volver a Japón”, dijo con cierta resignación.

Porque, entre otras cosas, entiende que haber viajado tan lejos y a un país tan diferente pudo haber influido en su derrota.

“Una cosa es que subí mucho más liviano de lo que acostumbro a subir”, dijo. “Subí en 124, cuando yo suelo subir hasta en 128”.

“Puede ser porque la comida es muy diferente”.

Aun así, Cintrón libró un gran combate y fue la figura dominante en los primeros asaltos antes de que la fortaleza y la experiencia de Ioka empezaran a llevar la voz cantante para conseguir una victoria relativamente cerrada (115-113, 116-112 y 116-112).

Pero Jeyvier, quien retó a Ioka como primer retador y luego fue bajado a sexto en las clasificaciones, es consciente de que una posible revancha podría tardar un poco, entre otras cosas porque Ioka ahora parece encaminarse a defender su cetro ante el invicto triple campeón Kosei Tanaka, quien abandonٕó el cetro de las 112 libras para buscar frente a él un título en su cuarta división diferente.

“Debe ser una buena pelea, pero no sabría decir quién debe ganar”, dijo. “Ya yo tengo la experiencia de haber peleado con Ioka, pero Tanaka también tiene lo suyo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*