Bronny y Zaire trajeron las cámaras y el faranduleo. Andre Curbelo la magia.

En una jornada en la que la atención se centraba en los hijos de LeBron James y Dwayne Wade, el boricua estrella de la escuela superior Long Island Lutheran fue el que realmente encendió los reflectores.

Curbelo terminó con 23 puntos, dribleando magistralmente y encontrando siempre a sus compañeros, para que su equipo venciera 84-74 a Sierra Canyon, de California.

Varias notas periodísticas resaltan en sus ediciones del domingo la fenomenal actuación del puertorriqueño estudiante de cuarto año que se comprometió para defender los colores de la Universidad de Illinois.

Inclusive el reputado analista de Draft Express, Jonathan Givony, escribió en un tuit que “Curbelo fue el mejor jugador en cancha esta noche. Mágico con el balón, tremendo pasador y anotando desde dondequiera, especialmente con su flotadora. Amo su liderato, su creatividad y su reciedumbre. Un jugador completo”.

“El vive para momentos como este, le dijo el coach de Curbelo, John Buck, al reportero Owen O’Brien de newsday.com.

“Mientras más importante sea el juego, mejor él juega”.

Bronny, el hijo de Lebron que es considerado un prospecto de enorme potencial, y Zaire, el hijo de Wade, anotaron dos puntos cada uno saliendo del banco. Claro, en el caso de Bronny, se trata de un canastero de 15 años jugando contra mayores. Zaire tiene 18.

El otro jugador puertorriqueño de los Crusaders, Rafael Pinzón, tuvo una destacada actuación al aportar 17 puntos en el triunfo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*