Las Llaneras de Toa Baja rompieron el jueves en la noche en Corozal su racha de tres derrotas al vencer en tres sets a las Pinkin en un partido en el cual el dirigente, Luis Aponte, vio tanto indicios positivos como negativos.

A pesar de no contar, por enfermedad, con su refuerzo, la turca Yeliz Basa, las Llaneras se impusieron 29-27, 25-16 y 25-13 “ante unas Pinkin que no pueden catalogarse de equipo débil porque, con esas dos refuerzos —Becky Perry y Lindsey Ruddins— le pueden hacer pasar un susto a cualquiera, como se lo hicieron pasar a Caguas en el último set y a nosotros en el primero”, dijo Aponte.

“Y fue importante porque este es el primer set cerrado que ganamos en esta temporada”, agregó. “Antes los perdimos en puntos extra”.

“Pero de todos modos volvimos a tener problemas al final”, dijo, “porque llegamos a estar arriba 24-20 y no pudimos cerrar el set entonces”.

Otro aspecto positivo, según el dirigente, fue la mejoría en la recepción.

“Pudimos controlar la recepción en cerca del 70%, cuando antes habíamos estado en 50%”, explicó, “y por eso tuvimos más estabilidad en los pases”.

Pero Aponte no le atribuyó esa mejoría exclusivamente a la ausencia de Basa, a quien se le diagnosticó un padecimiento de microplasma con posibles indicios de influenza y deberá estar aislada durante los próximos días.

Aunque está jugando como esquina, donde se requiere capacidad en la defensa y en los pases, Basa es una opuesto natural, especializada en el ataque.

El jueves, jugando mayormente en su lugar, Kanisha Jiménez, quien fuera una de las esquinas regulares del equipo en la temporada pasada, fue la mejor anotadora del juego con 15 puntos, sumando también cuatro pases.

“Kanisha jugó bastante bien, pero yo no le echaría toda la culpa a Yeliz, porque antes de este juego todas habían estado bastante bajo en la recepción”, dijo Aponte.

Afortunadamente, después de una semana bastante cargada que terminó con tres juegos seguidos como visitante, el equipo no jugará ahora hasta el martes, cuando reciban a Mayagüez, y el viernes, cuando sirva de anfitrión frente a Naranjito.

De esa forma, Yeliz tendrá tiempo para reponerse y el equipo para seguir tratando de corregir sus defectos en las prácticas, dijo Aponte.

“Hoy (viernes) les di el día libre porque llevábamos seis días seguidos sin descanso, debido a que, por las derrotas, tuvimos que hacer unas prácticas adicionales”, explicó.

“Luego practicaremos el sábado y otra vez el lunes”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*