El béisbol de Grandes Ligas suspendió por un año al dirigente AJ Hinch y al gerente general Jeff Luhnow, de los Astros de Houston, así como al asistente del gerente general Brandon Taubman, quien ya no está con la organización, como resultado de las intensas investigaciones que llevó a cabo en torno a las informaciones que aseguraban que el equipo se había valido ilegalmente de cámaras y otros instrumentos para robarse las señales de los receptores contrarios durante la temporada de 2017, cuando ganó la Serie Mundial.

Al equipo se le impuso además una multa de $5 millones —la más alta permitida por el béisbol— y se le quitaron sus dos primeras selecciones en los sorteos de 2020 y 2021.

De inmediato se informó extraoficialmente que el puertorriqueño Josué Espada, quien funge como coach del banco del equipo desde el 2018, sería nombrado dirigente interino.

Además, el propietario de la franquicia, Jim Crane, anunció que tanto Hinch como Luhnow habían sido despedidos.

Durante el informe de las sanciones aplicadas también se mencionó, al parecer, la intensa intervención en el esquema del entonces coach de banco del equipo, el puertorriqueño Alex Cora, hoy en día dirigente de los Medias Rojas de Boston.

A Cora, según el documento, se le acredita el haber estado involucrado en la elaboración del mecanismo para el robo de señales.

Aunque no le aplicaron sanciones, Cora es objeto de otra investigación de MLB debido a la alegación de que los Medias Rojas incurrieron en unas violaciones parecidas durante la temporada de 2018, cuando ganaron la Serie Mundial.

El organismo dijo que las posibles sanciones en ese segundo caso se revelarán una vez concluya esa investigación, que comenzó después de la iniciada contra los Astros, pero una información de ESPN.com estima que se avecinan también unas sanciones severas (‘harsh’) contra el boricua.

En el caso de Boston, las violaciones al parecer se circunscriben al uso de las cámaras del cuarto de repeticiones (replays) del estadio para captar las señales, y solo durante la temporada regular, antes de que MLB colocara un supervisor dentro del área durante la postemporada.

Pero ESPN.com informó que, según el documento de las sanciones, MLB entendió que Cora y el también boricua Carlos Beltrán fueron los cabecillas—ringleaders— de la implementación del esquema en Houston.

Beltrán era entonces un veterano jugador en su última temporada en Grandes Ligas y se desempeñaba mayormente como bateador designado, pero fue nombrado dirigente de los Mets de Nueva York este año.

El informe agrega, además, que no se halló evidencia de que el dueño de los Astros, Crane, estuviera enterado del esquema que, al igual que el atribuido a Boston, fue revelado inicialmente por artículos difundidos por la página deportiva The Athletic.

“Encuentro que la conducta de los Astros y su alto mando de operaciones beisboleras amerita unas sanciones significativas”, escribió el comisionado Rob Manfred como parte del documento de nueve páginas.

“Llego a esta decisión partiendo del hecho de que a los ejecutivos del equipo se les advirtió en septiembre de 2017 que yo les haría responsables por violaciones a nuestras políticas relacionadas con el robo de señales, y estos individuos no tomaron medidas para cerciorarse de que los jugadores y personal regente del equipo cumplirían con esas políticas en la postemporada de 2017 y la temporada de 2018”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*