La posibilidad de que jueguen refuerzos extranjeras en la temporada de la liga femenina de voleibol que comenzará el 12 de febrero se mantiene latente, aseguró este jueves Cristóbal Marte, presidente de Norceca, el organismo que regula el voleibol de la región.

Pero el arreglo sería por una de dos vías: “Que se salde en su totalidad la deuda que existe con algunas jugadoras, o que de otro modo se llegue a un acuerdo con las jugadoras a las que se debe dinero”.

La solución posiblemente no dependerá, sin embargo, de una posible decisión favorable de la Federación Internacional a un pedido por escrito que hiciera la federación boricua el 3 de enero para que intercediera y permitiera la participación de las refuerzos.

“Esa carta la envió la Federación de Puerto Rico con la mejor intención del mundo pero con desconocimiento de los reglamentos”, dijo el líder voleibolístico dominicano, “pero la Internacional puede decidir lo que quiera y la responderá en su momento”.

La respuesta que debe esperarse, sin embargo, es que la internacional refiera el caso nuevamente a Norceca.

“Pero nosotros nos mantenemos en contacto constantemente con el Dr. César Trabanco (presidente de la federación boricua) y nos constan los enormes esfuerzos que él y la federación han venido haciendo”, dijo.

“Esto no es culpa suya, de la Federación de Puerto Rico ni de Norceca, sino de unos apoderados particulares que en  su momento no cumplieron con los contratos que habían contraído con sus jugadoras, tanto nativas como extranjeras, e irresponsablemente se desaparecieron y salieron del sistema del voleibol”, agregó.

“Yo no tengo jurisdicción sobre las jugadoras nativas y lo único que puedo hacer con las nativas a las que no se les paga su salario es recomendarles que tomen acción legal si es necesario por incumplimiento de contrato”, dijo, “pero con las refuerzos sí puedo detener sus cartas de transferencia hasta que los equipos salden sus deudas o, de no estar activos ya, lo haga la liga, a pesar de que estoy consciente de lo injusto que es que a unos equipos de los que yo nunca he tenido quejas de jugadoras por falta de pagos —como Caguas, Mayagüez, Ponce y la mayoría— tengan  que responder por las deudas dejadas por unos irresponsables”.

Marte, sin embargo, dijo que, gracias a las gestiones de Trabanco, “la deuda se ha reducido”, saldándose incluso una que habían dejado las desaparecidas Capitalinas de San Juan.

“Y tengo entendido —porque me lo han dicho no porque se me haya notificado por escrito— que las Pinkin saldaron sus deudas con sus nativas, y que incluso con una jugadora llegaron a un acuerdo para pagarle sus estudios universitarios para compensar con la deuda”.

Marte dijo que no podía revelar el monto de la deuda existente actualmente con las refuerzos, que data de dos jugadoras que participaron con las Pinkin en la temporada de 2013, el último año de esa franquicia antes de regresar como equipo de expansión para esta temporada.

El Dr. Trabanco ha dicho que la deuda era originalmente de unos $13,000 y ha cuestionado que a base de los intereses haya aumentado a más de $92,000, pero Marte se limitó a decir que tanto el monto del pago pendiente como la progresión de los intereses se computa a base de lo establecido en los contratos firmados entonces por ambas partes, jugadoras y equipos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*