Tal parece que el asunto de las refuerzos para la Liga Superior Femenina va a seguir causando dolores de cabeza hasta el mismo día en que inaugure, el 12 de febrero, la temporada de 2020.

Dos días después de que la Federación Puertorriqueña de Voleibol celebrara, en un comunicado de prensa, el que al parecer la Federación Internacional había apoyado su pedido de que se le autorizara reclutar refuerzos de otras confederaciones que no fuera Norceca, y el presidente federativo, Dr. César Trabanco, le diera luz verde a los equipos a comenzar a buscar jugadoras, ahora varios líderes vinculados al organismo boricua creen que es posible que Norceca siga teniendo la jurisdicción final y que el problema no esté resuelto.

Pero, peor aún, existe incluso la posibilidad de que Norceca, presidida por el dominicano Cristóbal Marte, no conceda el paso a las cartas de transferencia que se requieren para que las jugadoras nativizadas, radicadas aquí pero atadas deportivamente a las federaciones de sus países, jueguen este año en la liga boricua.

Entre las jugadoras afectadas estaría la mexicana Andrea Rangel, capitana de la selección nacional de su país y máxima estrella de las subcampeonas Changas de Naranjito; las venezolanas nativizadas Shirley Florián y Oneida González, escogidas por las Llaneras de Toa Baja en los turnos primero y tercero del sorteo de agentes libres; la mexicana Mayra González, quien pertenece a las Indias de Mayagüez, y la central venezolana Alejandra Argüello, también escogida en la primera ronda por las Amazonas de Trujillo Alto.

Norceca ha asumido la actitud de no concederles cartas de transferencia para la liga boricua a las potenciales refuerzos procedentes de sus federaciones afiliadas hasta que el organismo local no salde una deuda, estimada en más de $92,000, que arrastra desde 2013, con dos refuerzos dominicanas que jugaron con las Pinkin de Corozal.

La Liga boricua afirma que ese total no responde a la realidad de la deuda.

Incluso antes de que el problema al parecer se expandiera ahora para incluir también a las nativizadas —que pudieron jugar en el torneo del año pasado, aunque no hubo refuerzos—, había surgido este viernes un movimiento de última hora en la Liga para en efecto prescindir de las refuerzos en esta temporada, aunque solo fuera por la dificultad que se anticipa que habría para conseguirles visas de Estados Unidos a tan corto plazo a jugadoras procedentes de otros continentes.

Por lo regular la liga local había reclutado refuerzos norteamericanas, que no requieren visa, pero Estados Unidos, naturalmente, cae dentro de la jurisdicción de Norceca.

Así, a pesar de que se cree que la liga está en negociaciones con Norceca para tratar de llegar a un acuerdo en torno a la deuda, todo parece estar en el aire, incluso antes de que se ejecute el primer saque del torneo, aunque se tiene entendido que ya había equipos que habían adelantado sus gestiones.

Caguas, al parecer, ya había identificado a una jugadora europea mientras que Toa Baja incluso tenía ya de invitada en la Isla a la destacada atacante turca Yeliz Baza, en espera de que se confirmara la solución del asunto de las refuerzos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*