El administrador de los Gigantes de Carolina, Guillermo Martínez, quedó complacido con la labor de su equipo en esta temporada, a pesar de que no logró su meta de llegar hasta la serie final.

“Nosotros esperábamos estar en la final”, dijo Martínez, cuyo equipo se eliminó 4-2 en su semifinal contra los Indios de Mayagüez, después de haber estado arriba 2-1.

“Esa fue una serie donde pasaron algunas cosas y creemos que el arbitraje no fue el mejor”, agregó, “y en realidad nosotros no creemos que Mayagüez nos ganó, sino que nosotros les dimos la serie”.

Fue una serie interrumpida varios días debido al terremoto del 7 de enero y marcada por dos jugadas dudosas: una en la que cuatro jugadores de los Gigantes fueron expulsados de juego luego de un incidente que comenzó cuando a Anthony García el serpentinero de los Indios, el dominicano Wanel Vázquez, le dio un pelotazo en la espalda después que este había pedido tiempo y se había alejado del plato, y no fue expulsado de inmediato, y otra cuando los Indios se fueron arriba en el duodécimo episodio con un deslizamiento en el plato de Danny Ortiz que muchos entendieron que había sido out en el quinto juego de la serie.

“El arbitraje hay que mejorarlo”, agregó Martínez. “Una de las cosas que voy a plantear en la próxima reunión de la Liga es que aquí haya replay”.

“Todas las demás ligas del Caribe lo tienen y nosotros no”.

Por otro lado, Martínez dijo que está contando con todo el cuerpo técnico del equipo para la próxima temporada, incluyendo al dirigente Alex Cintrón y al gerente general Gil Martínez.

“Alex siempre tiene las puertas abiertas, pero hay que ver cuáles son los planes que él tiene”, dijo sobre el coach de bateo de los Astros de Houston que ha dirigido a los Gigantes en las últimas dos temporadas.

“Y con Gil hay que ver si no se gana la loto en algún momento en junio”, agregó, riendo.

“Pero todos hicieron un gran trabajo y, aunque el bateo a veces no nos respondió, especialmente el bateo oportuno, y todos los juegos fueron cerrados, nuestro pitcheo fue el mejor de la Liga y cargó al equipo”.

Los Gigantes, en efecto, tuvieron el mejor promedio de efectividad de la Liga con un microscópico .206, con siete blanqueadas.

“Ya yo iba a abrir un Krispy Kream esta temporada”, concluyó con humor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*