En su debut como dirigente de Superior con las nuevas Pinkin de Corozal, Angel Pérez, el veterano acomodador, está consciente de la tarea que se le ha encomendado.

“Este año vamos a tener un  hueso duro de roer, como se dice”, comentó. “Todo el mundo sabe, porque es un secreto a voces, que al equipo no se le dejó estar en igualdad de condiciones con los demás, pero afortunadamente nuestra apoderada, Lilly Rojas, fue jugadora —una jugadora ‘elite’ por mucho tiempo— y sabe que esto es un proceso y que va a tomar su tiempo”.

Como franquicia de expansión, pero a la vez retomando el nombre de las Pinkin que dejaron de existir después de la temporada de 2013 en buena medida por problemas económicos de la anterior administración, y aunque Rojas batalló duramente para cambiar la situación, al nuevo equipo no se le permitió tener siete reservas antes del sorteo de agentes libres—como los demás equipos— y, además, escogió en el octavo y último turno en las cuatro rondas del mismo.

Como parte de un arreglo con la Liga, a las Pinkin se le concedieron entonces los primeros tres turnos del sorteo del próximo año.

“A Lilly hay que reconocerle que aunque el TAAD (Tribunal Apelativo de Arbitraje Deportivo del Copur) le concedió los primeros nueve turnos de este año, ella se sacrificó para que hubiera liga”.

Angel Pérez y Lilly Rojas conversan con las jugadoras que buscan hacer el equipo durante uno de los entrenamientos. [suministrada]

“Pero esos tres turnos del próximo año son oro para nosotros”, agregó. “Ya han venido algunos equipos a hacernos ofrecimientos de cambio por uno de esos turnos, pero para nosotros esos turnos valen mucho”.

“Valen oro y van a tener que pagarnos oro por ellos, pero no creo que se dé un cambio”.

Las jugadoras reclamadas en esos primeros tres turnos del sorteo, evidentemente, se unirían a las que se desarrollen en esta temporada para producir un rápido salto de calidad de un torneo para otro.

Así, Pérez ha venido armando su equipo a base de las cinco jugadoras que reclamaron en el sorteo y otras que son agentes libres y han estado practicando en busca de ganarse una posición.

Las cinco reclamadas en el sorteo son las centrales Joselyn Coronel, Zoe Sostre y Odemaris Díaz, la esquina-opuesto Génesis Castillo y la esquina Ninoskha Vázquez.

Las Pinkin también reclamaron a la experimentada opuesto Gabriela Román, quien en la pasada temporada tuvo bastante tiempo de juego con las subcampeonas Changas de Naranjito, pero ella se encuentra estudiando y jugando en España y todo indica que no va a poder unirse al equipo.

“Hemos hecho unas gestiones, pero parece que va a ser muy difícil que venga”, dijo Pérez. “Ella parece que tiene un arreglo con el equipo que también le está pagando sus estudios universitarios”.

“El resto del equipo lo hemos ido armando a base de las jugadores que han venido a las prácticas”, agregó. “Incluso ha habido algunas que han practicado con nosotros y luego se han ido con otros equipos, pero yo soy jugador y entiendo eso: uno siempre busca una oportunidad donde pueda estar mejor”.

No obstante, dijo, “ya yo tengo una lista de entre 10 y 12 jugadores que me interesaría tener en el equipo, y ahora Lilly es la que tiene que negociar con ellas”.

“Pero es muy temprano como para ir hablando de quiénes podrían ser las titulares”, agregó. “Serán las que hayan venido a las prácticas y hayan trabajado y lucido mejor”.

Al mismo tiempo, en vista de que la Liga todavía no le ha cerrado las puertas a las refuerzos, y que incluso sugirió a los equipos que empiecen a gestionarlas en Europa y América del Sur —de países que no caigan bajo el manto de Norceca, que es el organismo regional que no está autorizando su participación en la Liga—, Pérez dijo que las Pinkin han empezado a moverse en esa dirección.

“Yo he aprendido a solo depender de las cosas que puedo controlar y, en estos momentos, puedo decir que no estamos contando con las refuerzos”, dijo.

“Pero de todos modos estamos haciendo las gestiones”, agregó. “De primera instancia pensamos en refuerzos de Estados Unidos, por razones de la visa, pero, al no poder ser, hemos empezado a pensar en Sudamérica y Europa”.

“Por mi experiencia jugando en Europa yo tengo mis contactos allá y conozco a un agente y hemos estado viendo una jugadora de Serbia y otra de Croacia, por si acaso”.

“Va a ser un proceso largo, pero lo importante es que va a haber voleibol en la montaña y que vamos a empezar a limpiar el nombre de las Pinkin que se afectó debido a la anterior administración del equipo”:, concluyó,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*