De cierta forma fue como si los dioses del voleibol femenino hubiesen decidido dar una última muestra de la grandeza de su deporte la noche antes de la reunión citada por el Copur para este viernes a las 5:00 p.m., donde probablemente se sabrá si tiene salvación la temporada de la Liga Superior Femenina que estaba señalada para iniciar el 24 de enero.

Porque  en efecto, en un juego sensacional y lleno de emociones para la fanaticada, las Llaneras de Toa Baja derrotaron en cinco sets a las Grises de Humacao en el coliseo Antonio R. Barceló, de Toa Baja, para tomar ventaja de 2-1 en la serie final de la Confederación Puertorriqueña de Voleibol (Copuvo).

Lideradas por los 23 puntos de Génesis Collazo, quien es también una de las principales figuras de las Llaneras en la Liga Superior, las toabajeñas se impusieron 27-25, 25-20, 17-25, 26-28 y 16-14, en un encuentro que no pudo tener un desenlace más dramático cuando el último punto fue por una penalidad por delay al dirigente de las Grises, Arnaldo Colón, a quien ya le habían sacado una tarjeta amarilla por la misma razón al comienzo del cuarto set.

Génesis Collazo lideró a las Llaneras con 23 puntos. [foto Laura Mojica]

El cuarto juego de la serie programada a un máximo de cinco encuentros será el domingo en la cancha local de Humacao, que todavía estaba por decidirse: las Grises no tendrán disponible la cancha del recinto de Humacao de la UPR que habían usado en el primer partido de la serie, “y en estos momentos estamos buscando canchas, averiguando en otros pueblos”, dijo el apoderado del equipo, Ricardo Fernández.

Ya para el domingo, sin embargo, debe tenerse una idea más clara del porvenir, si alguno, de la temporada de la Liga Superior Femenina que fue cancelada abruptamente en una reunión por sus apoderados el pasado martes, como consecuencia del conflicto por las condiciones en que debía producirse el regreso a la Liga como franquicia de expansión de las Pinkin de Corozal.

“Todas las jugadoras estamos bien sentidas, pero también con algo de coraje”, dijo luego del juego del jueves Kanisha Jiménez, de las Llaneras, quien también milita con las Llaneras de la Liga Superior y fue la segunda mejor anotadora de su equipo con 19 puntos.

“Aunque sabíamos que llevaban un tiempo discutiendo esto, esto (la anunciada cancelación de la temporada) nos cayó de sorpresa… nos cogió en blanco, y está pasando a un mes del comienzo de la temporada”.

“Sabemos que es algo complicado y que las dos partes tienen sus puntos, pero tiene que haber un punto medio en el que se puedan poner de acuerdo”, agregó.

“Yo tengo la esperanza de que logren ponerse de acuerdo en esa reunión porque aquí no se afectan solo las jugadoras, sino toda la familia del voleibol: los terapistas, los dirigentes…”.

“Con los varones pasó lo mismo, y ellos lucharon y lucharon hasta que tuvieron éxito”, dijo al recordar la incertidumbre que rodeó la pasada temporada de la liga masculina, que también había sido cancelada en determinado momento.

“Y nosotras también tenemos que luchar: muchas jugadoras dejaron de aceptar ofertas para jugar en el exterior por jugar aquí, y por lo menos ahora queremos que nos digan de una vez si se va a jugar o no para empezar a buscar otras opciones”.

Pero más allá del impacto económico que pueda tener la segunda cancelación en tres años de la liga femenina —en 2018 no se jugó como consecuencia de María—, Kanisha recalcó el impacto emocional, no solo sobre las jugadoras y demás personal de los equipos, sino sobre la fanaticada en general.

“Esto no es solo un trabajo… esto es nuestra pasión”, dijo, aludiendo a la forma en que el público había disfrutado el juego que recién acababa de terminar.

“A la gente le gusta este juego, los niños lo disfrutan”, dijo. “Dejaría un hoyo tremendo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*