Después de la pelea, Saúl ‘Canelo’ Alvarez habló de que la ‘paciencia’ había sido la clave.

Y, en efecto, el peleador mexicano que conquistó un cetro mundial en su cuarta división diferente, se mostró paciente y metódico durante 10 asaltos, hasta el extremo de que muchos observadores —con la habitual excepción de los jueces—, pensaban que debía ir abajo en las tarjetas., hasta que en el undécimo asalto acorraló al ruso Sergey Kovalev y lo derribó con una combinación de gancho de izquierda y recto de derecha para apuntarse un nocaut técnico a los 2:15 minutos del episodio cuando el árbitro Russell Mora detuvo el encuentro.

De esa manera, Canelo, también reconocido como monarca de las 160 y 168 libras, se apoderó del cetro semipesado de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) en la pelea celebrada en el MGM Grand de Las Vegas.

Con el triunfo, el peleador de 29 años mejoró su marca a 53-1-2 y 36 nocauts mientras que Kovalev, de 36 años, quien reinaba por tercera ocasión en las 175 libras, quedaba en 34-4-1 y 29.

Canelo ataca con un derechazo a Kovalev, a quien derribó en el undécimo asalto. [suministrada]

Anteriormente, Kovalev parecía haber controlado la mayor parte de la acción con su jab gracias a su gran ventaja en estatura y alcance en un  enfrentamiento táctico en el que no se tiraron muchos golpes, pero aún así, al momento de detenerse el pleito, Canelo iba arriba 96-94 en dos de las tarjetas, mientras que el tercer oficial votante apreciaba un empate 95-95.

Dan Rafael, de ESPN.com, dijo que tenía a Kovalev arriba 97-93.

Pero la pelea retó también la paciencia de los espectadores: transmitida por ESPN en una promoción de la Golden Boy Promotions, el combate estelar no comenzó sino hasta que hubo terminado el combate estelar de la transmisión en pay per view de una cartelera de UFC, por lo que la campana inicial no retumbó sino hasta la una de la madrugada del domingo.

“El plan se basó en la paciencia”, dijo Canelo luego del encuentro. “De eso se trataba todo, de tener paciencia. Sabíamos que iba a durar cinco o seis asaltos y que me iba a tomar un poco el poder llegar hasta él, y, obviamente, es un gran peleador y en momentos sentí su pegada. Pero es que soy nuevo en este peso, en esta división aunque nos atuvimos en nuestro plan y, a pesar de que nos tardamos un poco, al final nos dio resultados”.

Canelo, quien lucía gafas oscuras en la conferencia, dijo que aún desconocía cuál sería su próximo paso.

“Solo que vamos a seguir haciendo historia. Vamos a ver con qué me va a salir Eddy (Reynoso, su entrenador) ahora, a ver qué locura. Pero estamos listos para todo”.

Antes de que Canelo se presentara en la sala de prensa para la conferencia postpelea, su promotor Oscar de la Hoya lo había cubierto de elogios.

“Canelo es el mejor peleador del mundo libra por libra y se le debe de reconocer”, dijo. “Canelo sigue demostrando que la gente se equivoca con él… hasta yo me he equivocado con él”.

 “No podríamos estar más felices con la actuación de Canelo”.

En la semana previa al combate, Canelo había vertido unas polémicas declaraciones sobre De la Hoya, diciendo que la relación entre ambos había venido deteriorándose desde hacía dos años, acusándolo de falta de lealtad, y afirmando que ahora solo tenían tratos profesionales.

Pero Canelo aceptó confundirse en un abrazo con su promotor cuando este lo recibió en el podio y llegó a decir: “Somos un equipo”.

Kovalev dijo que le afectó el haber hecho esta pelea tan cerca de su combate anterior, un cruento encuentro en el cual noqueó en 11 asaltos a su retador obligatorio Anthony Yarde el 24 de agosto.

“Me cansé después del sexto asalto porque mi pelea anterior estaba demasiado cerca”, dijo, “pero está bien. Es una nueva experiencia para mí. No me recuperé de mi última pelea, pero Canelo es un gran campeón. Todo mi respeto para él”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*