Después de haber entrenado un mes en Puerto Rico, Miguel González, un experimentado peleador chileno, partirá este domingo hacia México, donde el sábado 7 de diciembre estará enfrentando a un filipino por el cetro mundial.

Todo este arcoíris de nacionalidades tiene su explicación: de 30 años de edad, González, con marca de 31-2 y ocho nocauts, estará retando al filipino Jerwin Ancajas (31-1-2 y 21), cuando este haga la octava defensa del cetro supermosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en una cartelera que se celebrará en el Auditorio GNP Seguros de Puebla.

Ancajas, de paso, le ganó el título al boricua McJoe Arroyo en 2016.

El programa será copromoteado por la empresa Top Rank de Bob Arum y la Zanfer Box de México, teniendo de combate estelar la defensa del mexicano Emanuel Navarrete, monarca supergallo de la OMB, ante el también mexicano Francisco Horta, y será transmitido por ESPN+.

“Me puse a buscar en las redes sociales y vi que en este gimnasio estaban entrenando Jeyvier Cintrón, Bomba González y Anthony Chacón, tres zurdos, y me convenía porque yo voy a pelear contra un zurdo”, dijo González luego de una sesión de entrenamiento en el gimnasio Félix Pagán Pintor, dirigido por el excampeón mundial y ahora entrenador, Iván Calderón.

“Me puse en contacto con Calderón, llegamos a un acuerdo, y el 27 de octubre empezamos a entrenar aquí, así que vamos a estar un mes completo”, agregó el peleador, quien vino acompañado por sus dos entrenadores, Mariano Caye e Iván Corral.

Y González ha entrenado frecuentemente con los tres boricuas: Jeyvier, quien está clasificado primero en la OMB entre los supermoscas y el 31 de diciembre le disputará el cetro al japonés Kazuto Ioka; Jonathan ‘Bomba’ González acaba de disputarle el cetro mosca de la OMB a Kosei Tanaka en Japón y Chacón, quien fuera un destacado peleador aficionado, se prepara para un comeback con Calderón después de varios años de inactividad.

Clasificado décimo por la AMB y decimocuarto por la FIB, González tiene derrotas ante el australiano Andrew Moloney —quien  lo noqueó en  ocho asaltos en  marzo en una eliminatoria de la AMB—, y por decisión frente al británico Paul Butler en septiembre de 2013.

“Sé que Ancajas es un gran campeón, pero yo estoy en muy buenas condiciones para convertirme en  el primer chileno en ganar un título mundial”, dijo González, quien está consciente de que el único peleador chileno que siquiera gozó un corto tiempo de un cetro mundial lo fue el polémico Benedicto Villablanca, quien en 1982 primero fue declarado vencedor por decisión técnica en el undécimo asalto sobre el boricua Samuel Serrano al disputar el cetro ligero de la AMB,

Pero pocos días después el fallo fue revocado y Serrano reinstalado como campeón.

“Sí, solo fue campeón como por una semana”, dijo González, “pero no lo cuentan como campeón”.

“En Chile tuvimos el problema de una dictadura por mucho tiempo”, agregó al explicar la sorpresiva ausencia de campeones mundiales de un país que, sin embargo, sí ha tenido varios peleadores de envergadura.

“Pero por lo menos ahora la cosa ha venido mejorando y el boxeo está volviendo en Chile”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*