A la creciente lista de casos por resolver por la Liga Femenina antes de celebrar su sorteo de agentes libres, que estaba señalado para este domingo 27 de octubre y que ya fue aplazado para el 10 de noviembre, hay que agregar ahora una controversia relacionada con Shirley Florián, la venezolana nativizada que fue incluida por las campeonas Criollas de Caguas en su lista de siete reservas.

Florián, ex miembro de la Selección Nacional de Venezuela, ya había jugado como nativa con las Criollas en la temporada de 2017 —la última celebrada antes del torneo de este año— pero no pudo jugar en toda la campaña de 2019 a pesar de que había sido reservada por el equipo.

“La razón por la que no jugó”, recordó el apoderado del equipo, Francisco ‘Furiel’ Ramos, “es que ella había cambiado su estatus debido a que ahora había solicitado la residencia, y antes jugaba con su visa de trabajo”.

“Pero varios equipos de la Liga la impugnaron ahora como reserva nuestra, diciendo que no podíamos reservarla debido a que no había jugado en la última temporada, y que teníamos que sacarla de nuestras reservas y colocarla en el pote de las agentes libres”.

“La Federación les dio la razón”, agregó.

“Pero nosotros entendemos que es un caso claro, porque hasta el reglamento nos da la razón”, dijo. “El motivo por el cual ella no jugó no fue que no nos hubiéramos puesto de acuerdo con ella, y, de hecho, le tuvimos el espacio reservado todo el año”.

“Aury Cruz no juega hace 10 años aquí y Carolina la puede reservar”, agregó. “¿Cuál es la diferencia?”

Florián finalmente consiguió la residencia el 11 de junio, casi un mes después de que finalizara la temporada.

El dictamen de la Liga es que Caguas sustituya a Florián en su lista de reservas por alguna de las jugadoras que no protegieron, y el remplazo ideal podría ser la también central Ana Sofía Jusino, miembro de la Selección Nacional, considerada una de las principales candidatas a ser la primera seleccionada en el sorteo.

Pero Furiel explicó que Jusino, quien jugó como refuerzo en Kazajistán y solo pudo unirse a las Criollas a fines de temporada, sigue interesada en jugar en el exterior y no hay garantías de que el equipo podría contar con ella desde el principio, mientras que con Florián sí.

“Nosotros ya sometimos el caso ante el TAAP (el Tribunal Apelativo de Arbitraje Deportivo del COPUR) y esperamos que se resuelva rápidamente”, finalizó.

La Liga también debe resolver, entre otras cosas, la aprobación final del traslado de Aibonito a Guaynabo, el sitio donde va a jugar la franquicia de Carolina —que en el pasado torneo estuvo en Trujillo Alto— y un planteamiento legal radicado por la franquicia expansionista de las Pinkin de Corozal, exigiendo que la liga le permita tener sus reservas al igual que los demás equipos antes de que se celebre el sorteo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*