¿Qué se supone que un entrenador de boxeo haga cuando tiene en su gimnasio a dos hermanos que se llaman de la misma manera y, para colmo, son zurdos los dos?

Ricky Márquez tiene ese dulce problema en su gimnasio del Club Diamante, en Cupey.

El pasado sábado, el Club Diamante coronó tres campeones en su participación en la Copa DirecTV, celebrada en el coliseo Mario ‘Quijote’ Morales de Guaynabo.

Uno de ellos fue Luis ‘Tito’ Pizarro, quien derrotó por decisión unánime al zurdo Tomasamir Sara, de Aguadilla, para ganar el título de las 123 libras en los 17-18 años.

Carlos Manuel ‘Kiki’ Morales junto con su entrenador Ricky Márquez. [suministrada]

Pizarro, curiosamente, apenas cumplió sus 17 años este lunes.

Los otros dos fueron los hermanos Carlos Morales: Carlos Manuel venció unánimemente a Ellison Rivera, de Naranjito, para ganar el campeonato de las 125 libras, mientras que Carlos Iván se coronó en las 138 libras de los 19-40 años al propinarle dos conteos de protección y vencer por 5-0 a Luis González, de Barranquitas.

Por suerte no son gemelos, ni mucho menos idénticos: Carlos Iván mide de 5-8 y tiene 21 años, mientras que Carlos Manuel tiene 19 y mide 5-2.

Y por suerte ambos tienen apodos distintos: Kiki (Carlos Manuel) y Pavito (Carlos Iván).

“Los dos son muchachos bien serios y responsables: casi dos adultos en cuerpos de jóvenes”, dijo Márquez.

“Antes jugábamos pelota”, dijo Carlos Iván, el mayor, “pero como a los siete años me dio con el boxeo y empecé aquí en el gimnasio en Cupey, y mi hermano vino poco después”.

Ambos pertenecen también a la Preselección Nacional: Carlos Manuel es el campeón nacional de las 125 libras y, como miembro de la Selección, participó este año en el clasificatorio para los Juegos Panamericanos de Lima, celebrado en Nicaragua.

Carlos Iván, entretanto, es el subcampeón nacional de las 138 libras, donde reina el cagüeño Omar Rosario.

Y sus estilos no pueden ser más diferentes: “Yo soy el guerrero, el que siempre está tirando golpes, mientras que Kiki boxea más, es el técnico”.

Los dos tienen pendiente participar en los campeonatos nacionales —el Juan Evangelista Venegas en diciembre y el Isaac Barrientos en enero—, aspirando a ganarse un puesto en la selección para luego tratar de clasificar para las Olimpiadas de Tokio.

“Vamos a ver cómo nos va en los torneos”, dijo Carlos Iván, quien está completando un bachillerato en enfermería en la universidad Ana G . Méndez. “Si nos va bien, estaríamos un año más en aficionado para luego buscar suerte en profesional”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*