En los últimos días, después de la complicada victoria que Gennady Golovkin alcanzó el sábado pasado en el Garden sobre Sergiy Derevyanchenko, Saúl ‘Canelo’ Alvarez había venido diciendo que ya había desaparecido para él el atractivo de una posible tercera pelea con el kazajo, en vista de que había dejado de representar un reto para él.

Sin embargo, este jueves, en una conferencia telefónica relacionada con su combate del 2 de noviembre en el MGM Grand de Las Vegas con el ruso Sergey Kovalev por el cetro semipesado de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), donde buscará coronarse en una cuarta división diferente, el peleador mexicano al menos pareció dejar la puerta ligeramente entreabierta.

“Lo he dicho varias veces, pero lo voy a repetir”, dijo. “Para mí Golovkin ya no es un reto. Peleamos 24 asaltos, le gané…”.

“En esta pelea se vio lento y para mí ganó Derevyanchenko, que al parecer tuvo su mejor noche”, agregó. “Aprovechó la misma avenida que yo abrí para ganarle a Golovkin, que es pegándole al cuerpo”.

“Como único pudiera darse esa pelea con Golovkin sería por negocios”, agregó, sin embargo. “Si me hacen una buena oferta, pudiéramos considerarlo”.

Ahora con marca de 52-1-2 y 35 nocauts, el peleador de 29 años, que mantiene cetros de las 160 libras (campeón Franquicia del CMB) y de las 168 (de la AMB), dijo sin embargo que no ha pensado en qué división peleará después de su compromiso con Kovalev (34-3-1 y 29), de 36 años, quien esté reinando por segunda vez en las 175 libras.

Pero sí sabe una cosa: las 175 son el límite.

“Obviamente no vamos a seguir subiendo, porque eso ya sería exagerar”, dijo, “pero estamos concentrados por completo en esta pelea con Kovalev y no hemos pensado en la siguiente”.

“Tomamos esta pelea porque mi entrenador (Eddy Reynoso) me sugirió que sería una buena idea hacer historia y buscar ese cuarto título en una división diferente y, como siempre me han gustado los retos, me pareció bien”.

“Pero lo que me interesa ahora son las peleas que representen los mayores retos”.

Sí reconoció que la de Kovalev es una de ellas.

“Es un gran peleador, uno de los mejores en las 175 libras, y obviamente es una de las peleas más importantes de mi carrera”, dijo. “Pero, como siempre, yo acepté esta pelea porque confiaba en mí y entendía que tenía las herramientas para ganarle”.

Una de esas herramientas, reconoció ante preguntas de la prensa, es el golpeo al cuerpo, donde él se ha destacado principalmente en sus últimas peleas.

“El golpe al cuerpo es una de mis principales armas, no solo en esta pelea sino en todas”, dijo. “Pero ya se ha visto que esa es una de sus debilidades y sin duda estamos preparándonos para eso en esta pelea”.

Su confianza es tal, no obstante, que, al contrario a como hecho para peleas anteriores, Canelo no exigió que Kovalev bajara a un peso intermedio.

Y tampoco parece estar pensando en presentarse él con menos peso, tal vez para aprovechar su mayor velocidad.

“No, yo voy a pesar las 175 libras”, dijo. “Para eso estamos preparándonos con un entrenamiento diferente”.

“Estamos haciendo más pesas”, explicó, “y alimentándonos con muchas proteínas y carbohidratos”.

“También está boxeando con peleadores más grandes y más fuertes”, adicionó Reynoso.

“Sabemos que es un reto arriesgado”, dijo Canelo, “pero así es el boxeo”.

Por último, sin embargo, Canelo pareció estar resignado a una cosa: no convencer a sus críticos, de los que parece tener bastantes… particularmente en su propio país.

“Sé que de ninguna manera voy a dejarlos contentos”, dijo finalmente, “así que ni siquiera trato… ni quiero”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*