La rama militar de la NBA ha salido con sus garras nuevamente a coartar el derecho de los jugadores a tener su propio style.

La NBA anunció vía comunicado que no permitirá la próxima temporada el uso de la bandana estilo ‘ninja’ que se popularizó la pasada temporada.  

La liga, que en la pasada temporada dio un salto importante en la libertad de expresión de los jugadores al abrir las puertas a todo tipo de color en las tenis, ha vuelto a sus raíces restrictivas sin mucha justificación.

“No queríamos causar una interrupción al intervenir a mitad de temporada”, fue la barata excusa de Mike Bass, portavoz del comité de competencia de la liga, del porqué se permitió a través de la temporada sin haber pasado por el proceso formal de aprobación.

La justificación de la censura fue relacionada a preocupaciones sobre la seguridad de los jugadores por lo suelto que queda el pañuelo, aunque a los que les gustan las teorías de conspiración, andan susurrando que la liga las censurará hasta que puedan formalizarlas con el logo, ya sea el de la NBA o el de Nike, que es quien se encarga de los uniformes, para poder incluirlas en sus ventas. 

Durante la temporada del 2018-19 fueron muchos los jugadores que optaron por el flamante accesorio, incluyendo estrellas como Jimmy Butler, del Heat, Jrue Holiday, de los Pelicans, y Karl-Anthony Towns, de los Timberwolves, así como jugadores de reparto como Montrezl Harrell, de los Clippers, Jarrett Allen, de los Nets, y De’aaron Fox, de los Kings, entre otros. 

“Las bandanas de estilo ninja no son parte del uniforme de la NBA y no han pasado por el proceso de aprobación de la liga”, dijo Bass en un comunicado. “Los equipos han expresado su preocupación con respecto a la seguridad y la consistencia del tamaño, la longitud y la forma en que están atados, lo que requiere una revisión exhaustiva antes de considerar cualquier cambio en las reglas. Cuando algunos jugadores comenzaron a usarlas la temporada pasada, notificamos a nuestros equipos en mayo que no serían parte de los uniformes para esta próxima temporada”.

La NBA ha tenido problemas en el pasado por censurar vestimenta, tanto dentro como fuera de la cancha, por ser consideradas dirigidas por elementos raciales, y esta puede que vaya por la misma línea. La gran mayoría de los jugadores que optaron por usarla son negros. Cuando se estableció el código de vestimenta en el 2005, hubo un cuestionamiento sobre lo que parecería una cacería racial, prohibiendo cadenas, gorras y ropa grande sin hacer mucha mención de jugadores como Dirk Nowitzki y Steve Nash que solían ir a los juegos en chancletas cuando estaban fuera por lesión. 

Se espera que para la próxima temporada se vuelva a traer sobre la mesa la posibilidad de la utilización de la bandana. 

Para una liga que persigue resaltar la individualidad, esta movida no hace mucha lógica, a menos que se persiga el control económico del accesorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*