De 24 años de edad, el japonés Kosei Tanaka es sin duda uno de los peleadores más exitosos en las divisiones pequeñas, hasta el punto de que, con un récord de 13-0 y siete nocauts, ya ha sido campeón mundial en tres divisiones distintas.

Y el sábado 24 de agosto, en Nagoya, su ciudad natal y de residencia y donde ha hecho seis de sus peleas, estará defendiendo su cetro del peso mosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) ante su retador obligatorio, el boricua Jonathan ‘Bomba’ González (22-2-1 y 13), de 28 años.

Y se le considera un firme favorito para retener su corona.

“Hay que ser realistas”, dijo este miércoles Bomba, natural de Caguas, antes de entrenar en el gimnasio José ‘Cheo’ Aponte con su padre, Luis González.

“El lo tiene todo a su favor: va a estar peleando en su casa, tiene la fanaticada, y es un peleador fuerte que aguanta mucho”.

Pero no es invencible: en sus dos últimas peleas, cuando ganó el cetro de las 112 libras al vencer por decisión mayoritaria a Sho Kimura y cuando lo retuvo también por la vía judicial ante Ryoichi Taguchi, Tanaka, quien nunca ha peleado fuera de Japón, no se vio tan dominante en el peso mosca.

Pero también había tenido pruebas fuertes desde su sexta pelea, cuando retuvo en su primera defensa el cetro de las 105 libras ante el filipino Vic Saludar, quien lo derribó y le había ganado todos los asaltos antes de sucumbir por un golpe al cuerpo en el sexto episodio.

Luego Tanaka tuvo que emplearse al máximo para vencer por decisión a Angel “Tito’ Acosta en su primera defensa en las 108 libras, y en la segunda, sufrió otra caída y dos fracturas orbitales antes de ganar por nocaut en el noveno episodio ante el tailandés Rangsan Chayanram.

Bomba no le da una importancia excesiva a la forma en que lució ante Saludar en un combate que, después de todo, se celebró hace más de cuatro años y en un peso inferior.

“Ha pasado mucho tiempo”, dijo, “y ya Tanaka no es el mismo”.

Y no se refiere exclusivamente a que ha cambiado —o mejorado— como boxeador.

“Ha cambiado físicamente”, dijo Bomba. “Tanaka ha tenido muchas guerras y ha sido operado orbitalmente (de los huesos que rodean los ojos)”.

“Ya no es el mismo Tanaka que se comía a los niños crudos en las 105 y las 108 libras”.

Pero el boricua no solo apuesta a un potencial deterioro de su rival.

“Yo confío en mi boxeo”, dijo. “No temo una posible decisión localista porque la OMB es gente muy seria y el promotor japonés también lo es, aparte de que Paco Valcárcel (el presidente de la OMB) va a estar allá porque tiene que resolver unas cosas sobre la convención de la OMB, que va a ser en Japón”.

“Pero aunque voy a hacer mi pelea y a depender de mi boxeo, eso no quita que aparezca un golpe y gane por nocaut”.

Bomba viajará a Japón este viernes con su grupo, que incluye, además de su padre, al entrenador Alex Caraballo y al entrenador y administrador del Cheo Aponte, Orlando Piñero, quien será el cutman.

También le acompañará, viajando desde Miami, su promotor, Félix ‘Tutico’ Zabala, presidente de la empresa All Star Boxing.

“Ya Tutico resolvió un problema importante que había con el viaje: los japoneses querían ponerme a viajar de aquí a Nueva York y de Nueva York a Hong Kong, que son 16 horas. Y después de Hong Kong a Japón, que son otras cuatro”.

“Pero ya eso se arregló y vamos primero a Nueva York, y luego a Detroit, desde donde volamos a Japón, que son 11 horas”.

“Y yo he viajado mucho y sé que 10 u once horas no son muy fuertes”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*