¿Será Kuzma el tercer mosquetero?

La temporada pasada de la NBA se vivió en Los Ángeles como un libreto de Hollywood. El que es posiblemente el mejor jugador de todos los tiempos decidió firmar con ellos a pesar de la organización llevar casi una década de mala administración.

Los bochinches de Magic Johnson, el despido del dirigente y la petición de cambio de Anthony Davis a los Lakers fueron una nube negra en una difícil temporada que culminó con la escuadra viendo la postemporada desde su casa.

El verano también estuvo lleno de altas y bajas para los Laguneros. La llegada de Davis les permitió exhalar, pero la estrategia de Kawhi de mantener a los Lakers de rehén con su decisión mientras todos los buenos agentes libres firmaban en otras partes, solo para terminar uniéndose a los vecinos en los Clippers, les dejó con una escuadra un tanto triste en comparación a la expectativa, pero eso no significa que no estén entre los favoritos al campeonato.

El comienzo de la próxima temporada trae consigo un tono de despedida al concepto del big three, siendo reemplazado por escuadras con dos buenos jugadores: Durant-Kyrie, LeBron-AD, Kawhi-PG, Harden-Westbrook, rodeados de buenos jugadores de reparto. La excepción sigue siendo Golden State que, de estar saludables, puede poner tres, y posiblemente cuatro, estrellas en cancha a la misma vez.

Davis y Lebron formarán un dúo potente en Los Angeles. [suministrada]

Sin embargo, un salto en producción de un joven de los Lakers puede cambiar la fortuna del equipo. Kyle Kuzma aprovechó el foro de las prácticas de Team USA para declararse como posiblemente esa tercera estrella que el equipo necesita.

“No siento ninguna presión, pero creo que soy capaz de ser esa superestrella. He trabajado mucho. Mi progreso demuestra que puedo llegar a ese nivel. He mejorado todos los años, desde la universidad, y no veo que ese desarrollo se detenga en absoluto”, le expresó Kuzma a Ohm Youngmisuk, de ESPN, desde Las Vegas, donde se están celebrando las prácticas.

Kuzma no luce como la tradicional tercera estrella de un equipo campeonil, lejos del glamour con el que llegaron Chris Bosh y Kevin Love a los brazos de LeBron, o el desarrollo de Draymond hasta ser el mejor jugador defensivo de la liga.

Kuz lleva solo dos temporadas en la liga, ambas en equipos perdedores, inundadas de disfuncionalidad y sin rumbo, y aún así, ha sido un jugador productivo, al menos en el papel, con respetables promedios, mayormente en causa perdida, de 19 puntos, seis rebotes y tres asistencias la pasada temporada.

De los jugadores jóvenes en la escuadra del pasado año, y eran muchos, Kyle parecía ser el favorito de LeBron, mayormente por su estilo de juego, su compromiso con seguir trabajando para desarrollarse y su humildad, ya que luego de ser seleccionado con el turno número 27 en el draft del 2017, no venía con la fanfarria de los Lonzo o Ingram de la vida.

En las negociaciones entre los Lakers y Pelicans por The Brow, se reportó que LeBron exigió que no se incluyera a Kuzma en las negociaciones ya que su juego puede ser de gran complemento para James. “Nunca he sido un jugador dominante con la bola. Va a ser un poco más fácil, voy a tener muchos tiros abiertos. Es mi trabajo confiar en mis entrenamientos de verano y en lo que he hecho. Solo respira, concéntrate y anota esos disparos, porque voy a estar libre”, explicó Kuzma haciendo referencia a jugar con Bron y AD.

Durante las prácticas de Team USA el dirigente de la selección y de los San Antonio Spurs, Gregg Popovich, ha resaltado el trabajo de Kuzma y la madurez de su juego.

Si Kuz da el prometido salto en productividad, su mejoría puede significar un cambio sísmico en la liga. De mantenerse en los Lakers, los convertiría en una potencia ofensiva difícil de contener en un mundo post Durant en los Warriors.

Igual de importante aún; después del mega botín que los Lakers dieron por los servicios de AD, que los dejó sin turnos en el draft por los próximos años ni jugadores jóvenes aparte de Kuzma, una explosión del joven lo podría convertir en una importante ficha de cambio, que junto a varios contratos expirantes, podría culminar en más ayuda veterana para la postemporada, como un Kyle Lowry, de los Raptors, por ejemplo, que pudieran ser las fichas finales para darle la cuarta sortija al Rey.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*