Quizás algunos no nos habíamos dado cuenta, pero desde hace unos meses poco a poco han dejado de aparecer en las carteleras locales los nombres de aquellos peleadores que tenían marcas tan horrendas como 2-24-1 y un nocaut, o 8-12-1, con todas las derrotas sufridas por nocaut.

Esto se debe a que en mayo la Comisión de Boxeo comenzó a implementar un sistema de suspensiones indefinidas a peleadores que han sufrido demasiadas derrotas seguidas, demasiados nocauts en línea o que, sencillamente, no han demostrado habilidad para boxear y pondrían en peligro sus vidas, más allá de lo normal, al subir a un ring.

“Fue algo que los comisionados aprobaron hace como un año, pero que se comenzó a implementar hace varios meses”, dijo Gerardo Mora, director ejecutivo de la Comisión.

Como parte del sistema, muy parecido al que la misma Comisión tenía en los años ochenta y que luego abandonó por alguna razón, el aviso de suspensión indefinida aparece sombreado en amarillo en la parte superior del récord del peleador en Boxrec.com, que es la página cibernética que actualmente se utiliza como pagina oficial en el boxeo profesional.

En Estados Unidos, todas las comisiones deben respetar las suspensiones aplicadas por una de ellas, por lo que un peleador cuya licencia haya sido suspendido en Puerto Rico no puede pelear en ninguna otra parte hasta que no le autoricen la renovación.

Pero estas suspensiones son distintas de las suspensiones más comunes, explicó Mora.

“Un peleador puede ganar una pelea y sufrir una cortadura, y automáticamente se le suspende por 30 días”, dijo. “Para salir de la suspensión tiene que traer evidencia de que ya la herida sanó y está apto para volver a pelear”.

Pero ahora se está suspendiendo indefinidamente a los peleadores que han sufrido seis derrotas seguidas, no importa el que todas hayan sido por decisión o que no hayan sufrido cortaduras, y también a los que hayan sufrido tres nocauts seguidos.

“Pero también depende del nocaut”, dijo Mora. “Hubo un caso hace unos años de un peleador que sufrió un nocaut y entonces tuvo unas convulsiones, y aunque un nocaut implica una suspensión automática de 60 días, a él se le suspendió indefinidamente”.

“Para renovar la licencia, tenía que venir con el informe de neurólogo que explicara a qué se debieron las convulsiones y que también e indicara que ya estaba bien”.

“Pero al igual que en todos los casos de suspensión, esta tendría que ser evaluada después por los comisionados, que son los que toman la decisión”.

Entre los peleadores ahora suspendidos indefinidamente se encuentra Alexis Díaz, el bayamonés de 30 años de edad que es quien quedó con una marca de 2-24-1 y nueve reveses por nocaut cuando, el 29 de marzo, perdió por decisión en seis asaltos ante el supermosca Alfredo Cruz, quien mejoró a 4-0 con dos nocauts.

Fue la quinta derrota seguida para Alexis, aunque todas por decisión, y la décima en sus últimas 11 salidas.

Su única victoria en ese lapso fue ante un debutante.

A su vez, fue suspendido Luis Cosme, de Bayamón, quien, el 16 de febrero, en el Complejo Ferial de Ponce, cayó noqueado en el primer asalto por el prometedor supergallo Juan Carlos Camacho, y es el peleador que tiene marca de 8-12-1 con las 12 derrotas por nocaut, con el agravante de que lleva recibidos 10 nocauts en línea, los últimos tres en el primer asalto.

Otro de los suspendidos fue el peso pluma fajardeño Michael Estrada (0-7, con tres nocauts recibidos).

Entretanto, en su última pelea, el 13 de abril en el Complejo Ferial de Ponce, el welter Daniel Sostre quedó en 13-20-1 y seis nocauts, con cinco nocauts recibidos, cuando cayó en el tercer asalto ante el invicto prospecto de la Golden Boy Promotions, Luis Feliciano, quien mejoró a 11-0 con siete nocauts.

Para Sostre fue su undécimo revés corrido.

Y también está William Lorenzo, de Mayagüez, quien el 6 de octubre de 2018 cayó en el tercer asalto ante el welter Jorge Maysonet, Jr. en el Centro de Convenciones de San Juan.

Con ese revés, Lorenzo quedó en 3-25 con 12 derrotas por la vía rápida, y 11 reveses en línea, mientras que Maysonet mejoraba a 15-2 con 12 nocauts.

Eventualmente, todos podrían pedir una reclamación para tratar de recuperar su licencia, en especial si cumplen con todos los requerimientos médicos.

Y algunos podrán volver a pelear, porque, legalmente, no se le puede coartar para siempre el derecho a ganarse la vida a alguien que muestra pruebas de que está apto para boxear.

“Pero esto es algo que hay que hacer, no solo para protegerles la vida, sino para depurar el deporte”, dijo Mora finalmente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*