“Soy muy afortunado”

Frente a miles de fanáticos, y rodeado por amigos, familiares y numerosas estrellas del béisbol, Edgar Martínez se expresó con su habitual elegancia y humildad este domingo cuando, en la ceremonia de exaltación al Salón de la Fama de Cooperstown, pronunció su discurso de aceptación tras convertirse en el quinto pelotero puertorriqueño en ser exaltado al Salón de la Fama del béisbol.

“Este es un día que nunca imaginé iba a ocurrir cuando crecía en Puerto Rico”, dijo. “La verdad es que tuve momentos en los últimos 10 años en que pensé que no iba a pasar. Estoy tan agradecido y orgulloso”.

“Fanáticos, soy muy afortunado”, agregó Martínez, quien jugó su carrera de 18 años en las Mayores con los Marineros de Seattle y luego tuvo que esperar hasta el décimo y último año de elegibilidad para ser seleccionado para el Salón.

“Gracias por siempre haberme apoyado. El respaldo que me dieron es lo que me tiene aquí. Estoy muy feliz de haber estado con ustedes hasta el final de mi carrera”.

El mensaje de Edgar del domingo se produjo en inglés y en español. [suministrada]

“Mi historia es sencilla, criado en mi barrio Maguayo rodeado de gente humilde con buenas intenciones”, dijo Martínez, quien pronunció la primera parte de su discurso en español.

Natural del pueblo de Dorado, Martínez se unió a Clemente, Orlando ‘Peruchín’ Cepeda, Roberto Alomar e Iván Rodríguez entre los inmortales del del béisbol.

“Estoy honrado y recibo con modestia el estar aquí de pie”, agregó. “Cuesta creer que un sueño que empezó cuando tenía 10 años (acabe aquí). Cuando por primera vez vi a Roberto Clemente, lo único que quería era jugar pelota. Es todo un honor tener mi placa en el Salón de la Fama junto a la suya”.

Considerado el mejor bateador designado de la historia, hasta el punto de que el premio al mejor exponente anual de esa posición en la Liga Americana lleva su nombre, Edgar acumuló 2,247 hits con un promedio de .312, 309 jonrones y 1,261 remolcadas, ganando el título de bateo en 1992 (.343) y 1995 (.356).

El puertorriqueño, quien después de haberse quedado corto durante nueve años del requisito mínimo del 75% de los votos emitidos por los periodistas votantes recibió el 85.4% de los votos en su último año de elegibilidad antes de encarar la posibilidad de ser seleccionado algún día por un comité especial, fue uno de los seis peloteros exaltados el domingo.

Los otros fueron los relevistas Mariano Rivera —el panameño que fue el primer jugador en ser electo por unanimidad— y Lee Smith, los abridores Mike Mussina y el fenecido Roy Halladay, y Harold Baines, quien, al igual que Edgar, hizo la mayor parte de su carrera como bateador designado.

En la tarde del domingo, la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente emitió un comunicado en el cual su presidente, Juan A. Flores Galarza, felicita al jugador que jugó en la Isla con la franquicia de San Juan.

“Como Liga nos sentimos sumamente orgullosos que Edgar Martínez haya pasado por nuestra liga ocupando un lugar importante en su desarrollo como pelotero.”, expresó Flores Galarza.

“Edgar Martínez fue por varios años de los mejores bateadores de las Grandes Ligas. Su disciplina y su ética —profesional y personal— lo convirtieron en una figura respetada tanto en MLB como en Puerto Rico. Martínez le dio importancia y revolucionó la posición de bateador designado, tanto así que el premio otorgado a esa posición en Las Mayores lleva su nombre”, añadió Flores Galarza.

El ahora inmortal vio acción en la liga invernal con los Senadores de San Juan, siendo parte del famoso Dream Team que representó a la Isla en la Serie del Caribe de 1995.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*