El armador de ascendencia puertorriqueña Tremont Waters firmó un contrato de dos vías con los Celtics de Boston, por lo que pudiera hacer su debut en la NBA en algún momento de la próxima temporada.

Waters, seleccionado por los Celtics en la segunda ronda del pasado sorteo de novatos (turno 51), luego de lucir en el baloncesto colegial con Luisiana State University, se encargó de convencer al alto mando del equipo que merecía una oportunidad con destacadas actuaciones en la Liga de Verano en Las Vegas.

En sus primeros dos partidos, el base de 5-11 pudo demostrar que tenía la ofensiva y la defensa necesarias para participar en la más competitiva liga del mundo. Por ejemplo, el lunes contra los Cavaliers de Cleveland anotó 11 puntos, repartió cinco asistencias, atrapó cuatro rebotes y se robó tres balones.

Al firmar un contrato de dos vías, Waters, cuya mamá Vanessa Rodríguez es una puertorriqueña nacida en Connecticut, dividirá su tiempo entre los Red Claws de Maine de la G- League y los Celtics, y tendrá un salario base cercano a los $204,000 mientras juegue para el equipo grande por un máximo de 45 días, y $35 mil cuando participe en la G-League.

Con la contratación de Waters los Celtics ya llenaron las dos plazas para jugadores con contratos de doble vía. El otro fue para el alero Max Strus.

Waters ha sido cortejado por los directivos de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico inclusive antes de iniciar estudios universitarios, y fue invitado para practicar con la selección Sub-17 hace cuatro años, sin éxito.

Otros jugadores boricuas o de ascendencia boricua que se han visto beneficiados por este tipo de acuerdo contractual y que ya jugaron en la NBA fueron John Holland, Gian Clavell y Tyler Davis.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*