Jugando sin poder usar su parque propio, y sufragados por la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, los Gigantes de Carolina dieron la gran sorpresa en el pasado torneo, cuando clasificaron para la postemporada en la segunda posición y dejaron atrás, eliminados, a los bicampeones de Puerto Rico y el Caribe, los Criollos de Caguas.

Para la temporada de 2019-20, sin embargo, el equipo, que en las pasadas dos temporadas había jugado sus partidos locales en el estadio Hiram Bithorn, volverá a estar en las manos del municipio de Carolina, al estar disponible de nuevo el estadio Roberto Clemente Walker que había quedado en desuso debido a los daños ocasionados por el huracán María.

O por lo menos eso es lo que se espera.

“Esperamos que los trabajos de reparación empiecen este mes, incluso en la próxima semana”, dijo el administrador del equipo, Guillermo Martínez.

Alex Cintrón regresará al mando de los Gigantes para la venidera temporada. [foto Willín Rodríguez]

“Ya todo está listo para que se empiece: las subastas se hicieron y se llegó a acuerdos con dos contratistas, uno para trabajar con el terreno y el otro con lo demás”.

“Incluso les habilitamos ya unas oficinas a los ingenieros en el estadio”, agregó. “Los estamos esperando con los brazos abiertos”.

“Se supone que todo esté listo para el primero de noviembre, pero hay que empezar ya porque a veces estas cosas pueden retrasarse y la temporada ya está programada para comenzar el 15 de noviembre”.

Entre las reparaciones necesarias están las condiciones del terreno, las luces, una pantalla nueva que hay que colocar, y parte del techo, “por lo menos el área donde está la prensa”, dijo Martínez.

“Los camerinos se habían habilitado ya para el año pasado cuando el equipo practicó aquí”, agregó, “pero hay que poner alfombras nuevas y hacer otros arreglos”.

“Pero yo puedo jugar sin techo, pero no sin el terreno”, dijo.

Un factor importante, dijo, es que el contratista que estará a cargo del terreno reclutó a su vez como asesor a Murray Cook, cl consultor sobre superficies de Grandes Ligas.

“Eso acelera todo el proceso, porque él estará evaluando el trabajo sobre la marcha, por lo que no hay que esperar a que todo esté terminado para que él venga a aprobarlo”, dijo.

Según se había anunciado anteriormente, los Gigantes repetirán al coach de bateo de los Astros de Houston, Alex Cintrón, como su dirigente, y a Gil Martínez como su gerente general.

“También vamos a traer nuevamente a los japoneses y a importados de los Piratas de Pittsburgh”, agregó, “porque esos son acuerdos de trabajo que tenemos con ellos”.

Los jugadores no serán necesariamente los mismos que en el torneo pasado, aclaró.

“Esta es una liga de mejoramiento y los jugadores que ellos enviarán son los que sus organizaciones entiendan que necesitan jugar aquí”, dijo.

El acuerdo con Japón es con el equipo de Fukuoka.

Carolina también espera reclutar a importados pertenecientes a los Astros de Houston, por recomendación de Cintrón.

Para tener una idea final acerca de las necesidades del equipo, los Gigantes está ahora a la espera de que se complete el proceso de expansión de los Atenienses de Manatí, que tienen hasta el 10 de julio para informarle a la liga los 25 jugadores que seleccionaron de los cuatro equipos restantes luego de que cada uno de estos protegiera a un máximo de 25 jugadores de sus rosters.

“Entonces el 15 de julio todos los equipos tenemos que informar los jugadores que vamos a reservar para el próximo torneo”, finalizó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*