En una sorpresiva movida, el mejor power forward de todos los tiempos, Tim Duncan, se ha unido al equipo técnico de Gregg Popovich en San Antonio, abriendo a la posibilidad de acabar con un estigma que se ha mantenido en la NBA por décadas.

Se ha documentado en el pasado, tanto por ESPN como Yahoo, del prejuicio existente en la comunidad de dirigentes con exjugadores de estatura en la liga, siendo el caso más famoso el del estelar excentro de los Knicks de Nueva York y miembro del Salón de la Fama, Patrick Ewing.

Ewing trabajó como asistente de dirigente en la NBA desde el 2003 hasta el 2016 con los Rockets de Houston, Magic de Orlando y Bobcats/Hornets de Charlotte. Sin embargo, nunca se le dio la oportunidad de ser cabecilla de ninguna escuadra, incluyendo a sus Knicks, que tuvieron varias vacantes durante ese tiempo. Ewing optó por regresar a la Universidad de Georgetown, donde estudió del 1981 al 85, para tomar las riendas de la Universidad.

“Muchos muchachos asistentes de dirigentes no quieren hacer todo el trabajo. Ewing ha hecho lo contrario. Lo hace todo. Quiere ser buen dirigente y trabaja duro. Ha hecho todo lo que se le pide y se merece una oportunidad como dirigente”, expresó el técnico Steve Clifford a Yahoo en el 2014 cuando contaba con Patrick en su equipo de trabajo con los Hornets.

Lo más cercano que estuvo Ewing fue cuando se le ofreció el puesto de dirigente del equipo de los Knicks de la G-League, y un juego como dirigente profesional cuando Clifford estaba fuera por una operación.

Duncan, por su parte, es considerado uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, y atletas de su calibre raramente entran a las filas de dirigentes, enfocándose más en puestos administrativos como presidentes o gerentes generales de franquicias, o dueños, como es el caso de Jordan. Se podría concluir que esa decisión es mayormente influenciada por la falta de oportunidades para dirigir equipos que se les ofrece a los hombre grandes.

Actualmente, de los 30 dirigentes activos, solo Luke Walton cualifica en la categoría de exjugador de la pintura.

El anuncio de Duncan se dio a través de un comunicado de prensa de la franquicia donde el nombramiento del astro no era la noticia principal.

A pesar de trabajar con los hombres grandes del equipo de manera indirecta, no se había rumorado un interés real de The Big Fundamental de entrar a las filas de dirigentes.

“Es más que justo, que yo serví fielmente por 19 años como asistente de Tim Duncan, ahora que me devuelva el favor”, expresó Popovich en el comunicado.

Los Spurs han estado a la vanguardia en temas de dirigentes, contratando a Becky Hammon como la primera mujer en pertenecer a un banquillo en la NBA, y para muchos, se posiciona como la sucesora ideal cuando Pop decida retirarse.

El introvertido Duncan, original de Saint Croix, Islas Vírgenes, se retiró de la NBA en el 2016 luego de 19 temporadas, todas con el equipo de San Antonio luego de ser seleccionado con el primer turno en el draft de 1997.

El resumé de Duncan es de los mejores en la historia, despidiéndose de los Spurs como el líder de la franquicia en puntos, rebotes y tapones, siendo el pilar de cinco campeonatos. Su resume también incluye 15 Juegos de Estrellas, 15 veces miembro del Equipo Todo Liga, 15 veces en el Equipo Todo Defensa, tres veces Jugador Más Valioso de las finales, dos veces Jugador Más Valioso de la liga y Novato del Año.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*