El Gennady Golovkin con el que nadie quería pelear, que consiguió 23 nocauts seguidos y 17 seguidos en peleas de título mundial, es ya cosa del pasado.

Hoy en día, el peleador kazajo de 37 años de edad viene de sufrir un empate y una derrota en dos de sus últimas tres peleas —ambas ante Saúl ‘Canelo’ Alvarez—, rompió aparatosamente con el mexicano Abel Sánchez, quien más que entrenador a veces parecía su vocero y defensor en la prensa, y anda en busca desesperada de conseguir una tercera pelea con Alvarez o de por lo menos volver a convertirse en una figura prominente dentro del boxeo antes de que el reloj de su carrera se detenga por completo.

Luego de reclutar a Jonathon Banks como su nuevo entrenador, con quien dice que está ‘volviendo a aprender cosas’, y a ligarse promocionalmente a la plataforma de streaming DAZN a la que también está ligado Alvarez, el peleador con marca de 38-1-1 y 34 nocauts verá acción este sábado en el Madison Square Garden, cuando se mida a 10 asaltos y en un peso pactado de 164 libras, a Steve Rolls, un canadiense con marca de 19-0 y 10 nocauts que apenas se hizo profesional a los 27 años.

Golovkin y Rolls se enfrentan este sábado en el Madison Square Garden de Nueva York,

Y casi nadie espera que sea una pelea competitiva, lo que se refleja en el hecho de que Golovkin es favorito 11-1.

Aunque su lista de oponentes no impresiona, Rolls sí tiene algunos factores a su favor: luego de amasar un récord de 84-14 como aficionado en Canadá, el peleador de 5-10 de estatura (igual que Gennady), que en su última pelea conquistó el cetro mediano de la USBA (afiliado a la FIB), por un tiempo entrenó en el legendario gimnasio Kronk de Detroit, con Emmanuel Steward, y ha sido reclutado como ayudante de guanteo de numerosos campeones, tales como Adonis Stevenson, David Lemieux, Billy Joe Saunders, Glen Johnson, Andy Lee, y Lucian Bute.

“Sé que está invicto y para mí es muy importante estar consciente de que él también es un atleta profesional”, dijo Golovkin recientemente. “Un solo golpe puede cambiar una pelea. Sé que él está hambriento y que esta es la pelea más importante de su carrera, pero yo estoy listo”.

Pero ante la opinión generalizada de que él solo es un rival de ocasión, puesto ahí para que Golovkin pueda reaparecer ante el público en espera de una nueva revancha con Canelo —a pesar de que el grupo del mexicano ha dicho que solo pelearían con  Golovkin si este obtiene antes algún campeonato—, u otras peleas más importantes como Demertius Andrade o Daniel Jacobs, Rolls aseguró que él no es un cero a la izquierda.

“Que nadie se equivoque, esta no es una pelea de preparación”, dijo. “Vengo a pelear. Y a todos los que no me conocen hoy les digo que no me van a poder olvidar después del 8 de junio”.

“Le tengo demasiado respeto a Gennady Golovkin, pero vengo a sorprender al mundo”.

Claro, después de lo logrado hace una semana por Andy Ruiz, Jr., precisamente en ese mismo escenario, nada debería sorprender a nadie en el boxeo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*