Tendrá un físico que a los más veteranos seguidores del boxeo hará recordar a Two Ton Tony Galento —aquel regordete que derribó a Joe Louis y estuvo a punto de ganar el cetro de los pesados—, pero el descendiente de mexicanos Andy Ruiz, Jr, quien pesa 268 libras, probó que, en efecto, a veces la apariencia física es lo de menos.

Con las apuestas en contra 20-1, Ruiz se convirtió este sábado en el segundo latino en coronarse campeón de los pesados —después del descendiente de boricuas John Ruiz—, cuando superó una caída en el tercer asalto para imponerse por nocaut técnico sobre Anthony Joshua al minuto con 27 segundos del séptimo episodio en el Madison Square Garden.

Con el triunfo, Ruiz mejoró su marca a 33-1 y 22 nocauts mientras que el británico Joshua, que peleaba por primera vez en los Estados Unidos y defendía los cetros de la OMB, AMB y FIB, quedaba en 22-1 con 21.

El mexicano Ruiz mide a su rival antes de tratar de pegarle un derechazo.

El promotor británico Eddie Hearn dijo que existía una cláusula de revancha y que tenía planes de presentar un segundo encuentro entre ambos, posiblemente en Inglaterra, en octubre o noviembre.

Después de caer en el tercer episodio como consecuencia de un gancho de izquierda, Ruiz se lanzó al ataque y, con gran velocidad de manos, derribó dos veces a Joshua en ese mismo episodio.

Joshua, de 6-6 y 247 libras, logró mantenerse erguido, pero con gran inseguridad de piernas, en los próximos episodios y hasta logró conectarle con efectividad a su rival de 6-2, pero Ruiz reasumió el control de la pelea cuando empezó a golpearle el cuerpo.

En el séptimo, derribó otras dos veces a Joshua al conectarle con fiereza con golpes de riposta.

Después del segundo conteo, Joshua se quedó parado en su esquina luciendo renuente a continuar cuando el árbitro Michael Griffin procedió a detener el encuentro.

Ruiz dijo que “después de la caída, me sentí más fuerte todavía, con más deseos de ganar. Debe ser la sangre mexicana que está dentro de mí”.

“Sabía que él seguía lastimado después del tercer asalto, pero decidí tomarme mi tiempo, acosándolo y golpeándole el cuerpo, como me había pedido mi esquina”.

“Este era el sueño de toda mi vida: todavía no lo puedo creer”.

Joshua tomó por unos instantes el micrófono para felicitar a Ruiz luego de la pelea, pero rehusó que lo entrevistaran.

Retiene Katie Taylor

En la que debe haber sido una de las peleas más brutales de la historia del boxeo femenino, la irlandesa Katie Taylor se convirtió en la campeona indisputada del peso ligero al derrotar por decisión mayoritaria a la belga Delfine Persoon.

La votación fue 95-95, 96-94 y 96-94 a favor de Taylor en una decisión altamente controversial.

Campeona olímpica de 2012, Taylor, quien conservٕó sus cetros de la AMB, OMB y FIB y añadió el del CMB que poseía su rival, mejoró su marca a 14-0 con seis nocaut en la misma cartelera que la pelea de Ruiz y Joshua.

Persoon, que hacía la décima defensa de su cetro del CMB, quedó en 43-2 con 18.

La norteamericana Clarissa Shields y la noruega Cecilia Braekhus son las otras dos campeonas indisputadas, en los pesos mediano y welter, respectivamente.

La puertorriqueña radicada en Nueva York, Amanda Serrano, quien reina ahora como campeona supermosca de la OMB y ha sido monarca en siete divisiones diferentes, es otra de las peledoras reconocidas entre las mejores de la actualidad y había manifestado su interés de enfrentarse a Taylor.,

Ambas peleadoras intercambiaron golpes constantemente durante la pelea y terminaron con los rostros hinchados y ensangrentados luego del salvaje encuentro en el que Persoon, de 34 años, pareció llevar la mejor parte en el décimo y último asalto frente a una cansada Taylor, de 26,

Al anunciarse la decisión, Persoon abandonó el ring molesta y llorosa, rehusando la entrevista de rigor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*