Un Artesano del montículo

En 2015, los Artesanos de Las Piedras incurrieron en el gasto adicional de traer para los fines de semana durante la postemporada al lanzador colegial Yamil Rivera, y la jugada les rindió grandes beneficios cuando Rivera, en su año de novato, terminó siendo el Jugador Más Valioso de la serie final contra los Bravos de Cidra al ganar dos partidos y salvar otro.

Los fanáticos de los Artesanos, por consiguiente, no debieron sorprenderse mucho cuando, este domingo, Rivera volvió a hacer de las suyas: con el marcador 5-3 a favor de los pedrenses en la tercera entrada del quinto y decisivo encuentro de la semifinal seccional en Fajardo contra los subcampeones Cariduros, el dirigente Raúl Casanova lo trajo a relevar en la tercera entrada y el derecho tiró admirablemente durante cuatro episodios, permitiendo solo una carrera, para obtener la victoria 6-4 y pasar a la final de la sección.

“Sí, me recordó la temporada de 2015: aquellos fueron buenos tiempos”, dijo Rivera, de 24 años.

Aunque ya terminó sus estudios, la rutina de Yamil y los Artesanos continuó siendo la misma que en 2015 este año: el equipo lo trajo para un fin de semana a finales de la temporada regular, donde tuvo marca de 0-1 con 4.16 de efectividad en 4.1 entradas, con una apertura, y nuevamente para la serie contra Fajardo, que se extendió a dos fines de semana y el máximo de cinco juegos, tirando Rivera para 1-0 con 1.35 de efectividad en 6.2 entradas en dos relevos.

Raúl Casanova es el piloto de los Artesanos.

“Yo me fui a Oklahoma en 2013 y estudié hasta 2015 en un junior college”, dijo el lanzador, “pero no pude estudiar los cuatro años porque mi esposa, que es de aquí (Oklahoma), quedó embarazada”.

Eventualmente, Rivera se estableció en Oklahoma con su familia —tiene ahora dos hijas— y trabaja en una compañía que hace landscaping (paisajismo).                                   

Y ha seguido viajando año tras año para unirse a los Artesanos, principalmente en la postemporada, con la excepción del año pasado, cuando no pudo hacerlo por razones de trabajo.

“Pero este año voy a seguir viniendo todas las semanas”, explicó.

Evidentemente, Juan Carlos Sepúlveda, quien en 2015 era el coapoderado del equipo y hoy en día es el apoderado, no se sorprendió por la estelar actuación del lanzador en el juego decisivo en Fajardo, contra Fajardo.

“Ese es su pedigrí, es un lanzador de los juegos grandes”, dijo.

“En 2015, estábamos perdiendo 3-1 la serie por el campeonato de la Sección Este contra Juncos cuando vinimos de atrás y ganamos los tres juegos seguidos”, recordó, “y Yamil fue el que, abriendo, ganó ese sexto juego en Juncos contra la estrella de los Mulos, Luis Cintrón”.

Obviamente, valió la pena el esfuerzo económico que hizo la franquicia al traerlo desde Oklahoma.

“Pero no solo lo estamos haciendo con él, sino con otros jugadores”, explicó Sepúlveda. “Es un sacrificio, pero hay que hacerlo”.

Explicó que el estelar jardinero de la selección Nacional, Aldo Méndez (.350 en 20 turnos), adquirido antes de esta temporada en un cambio con Cidra; y el igualmente estelar receptor Luis Cruz (15 turnos en la regular), se la pasan viajando desde Orlando, donde ambos residen.

El antesalista Fernando Lebrón Lozada (.294 en 17 turnos en la regular), también tuvo que viajar, pero no estuvo disponible para la serie contra Fajardo, aunque se espera que sí lo esté para la final del Este que los Artesanos comenzarán el próximo fin de semana contra quien gane este fin de semana la otra semifinal del Este.

La serie entre Gurabo y Juncos está empatada a 1-1 actualmente.

“Para mí, este equipo es hasta un poco mejor que el de 2015”, dijo Rivera. “Hay que darles mucho crédito a los muchachos, que se fajaron durante la temporada regular sin tener al equipo completo”.

Las Piedras llegó tercero en su sección con marca de 10-10, detrás de Juncos (16-4) y Fajardo (14-6).

“Pero ahora vamos a tener el equipo completo y, para mí, este es un equipo que le puede ganar a cualquiera”.

Las Piedras cuenta con dos abridores estelares en Roy Geigel y Heto Acevedo, pero Yamil, al igual que en 2015, está listo para hacer lo que sea: y hacerlo bien.

“Yo puedo abrir o relevar”, dijo. “Lo que el equipo necesite”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*