Si no están los gatos, los Raptors hacen fiesta

¿Qué pasó?

Un perro con cuatro patas siempre le va a ganar a uno cojo. La macacoa de las lesiones en Golden State ya parece una tragicomedia. No Kevin Durant, no Klay Thompson, no Kevon Looney, Curry deshidratado y con dedos dislocados y DeMarcus e Iguodala a medio pocillo por diferentes dolencias en sus piernas. Los Raptors aprovecharon la excesiva superioridad en talento para sacar ventaja de 10 en el primer periodo y nunca mirar atrás, dominando finalmente 123-109 para tomar control de la serie 2-1.

¿Qué falló?

Steph Curry demostró su grandeza con una magnífica demostración de talento ofensivo, terminando el juego con 47 puntos, ocho asistencias y siete rebotes. El resto de los 10 jugadores que pisaron la cancha por los Warriors aportaron hambre y sueño. La falta de tiro a distancia colapsó la acostumbrada armoniosa ofensiva Warrior. La defensa tampoco fue muy efectiva, permitiendo 36 puntos en ambos el primer y tercer periodos.

¿Quién falló?

Se podría decir que la defensa de los Warriors, o también se podría argumentar que cuando los gatos no están los ratones hacen fiesta. Marc Gasol sobrepasó la cantidad de puntos de su juego anterior en los primeros cinco minutos del partido. Kyle Lowry y Danny Green, junto al español —un trío que resultó detrimental para su equipo en el segundo juego de la serie—, se combinaron para un total de 58 puntos. 

Lo próximo:

Los campeones demostraron su bravura, achicando una ventaja de 16 a solo siete en el cuarto periodo, pero la desventaja en talento era insuperable. El viernes se enfrentan los equipos nuevamente en Golden State, donde los campeones puede que regresen a cancha con el mismo triste hospital de equipo, o con el acostumbrado Dream Team con Durant y Klay Thompson.

Güirita del saber…

Curry se une a LeBron James como los únicos jugadores en anotar 47 puntos o más en series finales en una causa perdida…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*